Piñera sucede de nuevo a Bachelet con la promesa de respetar sus logros

Por tercera vez. Michelle Bachelet y Sebastián Piñera protagonizarán el relevo en la presidencia. :: claudio reyes / Afp/
Por tercera vez. Michelle Bachelet y Sebastián Piñera protagonizarán el relevo en la presidencia. :: claudio reyes / Afp

El futuro presidente de Chile ganó con más ventaja de la esperada y mantendrá, entre otras reformas, la gratuidad de la educación

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

Con un discurso remozado para la segunda vuelta, que recogió sobre todo los avances del Gobierno de Michelle Bachelet en materia de gratuidad de la educación, el conservador Sebastián Piñera se transformó de nuevo en sucesor de la mandataria socialista. Pero no fue solo eso. Piñera prometió un crecimiento económico menos tibio que el actual y la creación de cientos de miles de empleos. Lejos de lo vaticinado por la encuestas, que preveían un resultado apretado, Piñera obtuvo el 54,5% de los votos frente al 45,4% de su adversario Alejandro Guillier, candidato de la concertación centroizquierdista que ha sostenido a Bachelet. De manera que el vencedor, que se había llevado el 36% en la primera ronda, ganó el domingo en trece de las quince regiones del país.

Para los analistas, la clave del holgado triunfo estuvo en la capacidad del candidato derechista de aceptar que los chilenos se apropiaron de las banderas de la gratuidad de la enseñanza. Bachelet comenzó a brindar esos servicios y Guillier prometía profundizar en ese camino. Para Piñera no era un tema central de campaña. Pero moderó su postura de cara a la votación final.

«Piñera ganó con un discurso que no toca ni con un pétalo de rosa las reformas de Bachelet», sostuvo ayer el sociólogo Eugenio Tironi. Para el experto, el presidente electo «casi pierde» en primera vuelta con su prédica antirreformas, pero luego prometió continuarlas para ganar, incluyendo la controvertida gratuidad escolar. «El que gana la segunda vuelta es otro Piñera -aseguró Tironi-. Revertir las reformas introducía incertidumbre».

«El de la segunda vuelta es otro Piñera. Revertir las reformas creaba incertidumbre»

Tras el reconocimiento del triunfo de Piñera expresado por Guillier dos horas después del cierre de los colegios, el candidato victorioso recibió también una felicitación telefónica de Bachelet. En línea con el espíritu amplio que le permitió ganar, Piñera le agradeció los saludos y le manifestó su voluntad de «recibir sus sabios consejos y experiencia». Ayer, la mandataria en funciones y su sucesor desayunaron juntos en la residencia familiar de este en Santiago.

Luego de la 'cumbre', Bachelet valoró que algunas de sus grandes banderas como la gratuidad de la educación haya sido asumida por Piñera. «Me parece muy positivo -dijo-. Eso significa que es un triunfo de esas grandes banderas y si se va a continuar con esas políticas me parece una gran noticia», declaró la presidenta, que eludió, por ahora, hacer un balance del intento fallido de su candidato, Guillier.

El presidente electo y su antecesora también anunciaron que comenzarán el trabajo de coordinación para el traspaso del mando, previsto para el 11 de marzo próximo. Bachelet, que gobernó por primera vez entre 2006 y 2010, ya le entregó el poder a Piñera una vez. Él se lo devolvió en 2014 cuando ella fue reelecta y ahora, de nuevo, le toca a la socialista ceder el mando al mismo sucesor.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos