Pérez Esquivel denuncia haber sufrido un asalto como «mensaje»

Pérez Esquivel (centro), junto a un hermano de Maldonado. :: R. c.
Pérez Esquivel (centro), junto a un hermano de Maldonado. :: R. c.

El Nobel de la Paz argentino participa en la campaña contra la desaparición de un joven indigenista

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

El premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel sufrió un violento asalto en su casa y no descarta que el ataque, en el que él y sus allegados fueron maniatados por los intrusos, haya sido «un mensaje» debido a su activa labor en reclamo por el joven Santiago Maldonado, desaparecido el 1 de agosto pasado supuestamente en un hecho de represión por parte de fuerzas de seguridad.

«Podrían haber sido policías», declaró Pérez Esquivel, 85 años. «Somos querellantes en el caso Maldonado y estamos muy indefensos. No estamos en un Estado de derecho», denunció. A su juicio, los atacantes «no eran improvisados, iban bien vestidos, usaban guantes y cabello corto. Se movieron con mucha precisión. Fue un operativo muy controlado», dijo.

El asalto se produjo el jueves por la tarde cuando un nieto de Pérez, de 18 años, salía de la casa familiar en San Isidro, al norte de la ciudad de Buenos Aires. Tres individuos empujaron al muchacho hacia adentro, le ataron pies y manos a una silla y aguardaron a que llegara el Nobel con su esposa. Al arribar la pareja, la mujer fue inmediatamente reducida por los asaltantes.

«Ella entró para abrirme la cochera y la agarraron», contó Pérez Esquivel. Luego se acercaron al vehículo y le dijeron a él que si no quería que le ocurriera nada a su familia, debía ingresar él también. Así fue como terminaron atados los tres, mientras los desconocidos se llevaron dinero, móviles, relojes, llaves y múltiples condecoraciones del activista, algunas en oro y plata, de diversos países.

Torturas y premio

Según su testimonio, los atacantes estuvieron unos 45 minutos en la vivienda. Dijeron que estaban armados pero no exhibieron armas. Una vez que abandonaron la casa, la familia llamó a la policía. «Pudo ser un mensaje», advirtió el dirigente, que ya sufrió otro asalto este año en el que fue saqueada su vivienda veraniega en un balneario de la provincia bonaerense.

Pérez estuvo detenido 14 meses en 1977 -durante la dictadura militar- y fue torturado. Otros 14 meses los pasó en libertad vigilada. En 1980, cuando todavía no había caído el régimen, fue galardonado con el Nobel de la Paz por su labor en defensa de los derechos humanos. Desde entonces es un referente muy activo en causas humanitarias.

Como titular de la Comisión Provincial por la Memoria, en agosto se presentó como querellante en la causa que exige la aparición de Maldonado. El joven desapareció tras la represión de la Gendarmería en territorio de una comunidad indígena en la provincia de Chubut, al sur del país. Pérez acompaña a los familiares a todos los actos para exigir la aparición con vida del joven.

En los últimos días responsabilizó al gobierno de Mauricio Macri por la desaparición y pidió la renuncia de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

Fotos

Vídeos