El Pentágono quiere ampliar su arsenal nuclear

R. C. WASHINGTON.

Estados Unidos quiere adquirir nuevas armas nucleares de baja potencia en respuesta al rearme de Rusia, según la nueva 'postura nuclear' que anunció ayer el Pentágono. Este nuevo arsenal, que según los expertos aumenta los temores de proliferación y el riesgo de conflicto atómico, representa una «respuesta a la expansión de las capacidades bélicas de Moscú», aseguró Greg Weaver, responsable de las capacidades estratégicas del Estado Mayor estadounidense.

El documento del Pentágono, cuyo borrador se filtró a la prensa el mes pasado, menciona asimismo las amenazas de China, Corea del Norte e Irán, estimando que la situación mundial actual es mucho más compleja que en 2010, cuando publicó su última revisión de la 'postura nuclear'.

Pero lo que preocupa a Washington es especialmente el «decidido retorno de Moscú a la competencia entre las principales potencias», como señala el ministro de Defensa estadounidense, Jim Mattis, en el prefacio del texto de 75 páginas. Según la Administración de Donald Trump, Rusia está modernizando un arsenal de 2.000 armas nucleares tácticas, amenazando a los países europeos en sus fronteras y pasando por alto sus obligaciones en virtud del nuevo tratado START para reducir el número de armas nucleares, firmado en 2010.

Por ello, los informes del Pentágono denuncian una «disparidad» entre las capacidades rusas y las de Estados Unidos y la OTAN, dijo Weaver. La sombra de una nueva 'guerra fría' planea otra vez sobre el horizonte de la política internacional norteamericana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos