El pase de la reforma fiscal en la Cámara Baja da a Trump su primera victoria legislativa

Varias personas protestan contra la reforma fiscal republicana, ayer junto a la Bolsa de Wall Street en Nueva York. :: Justin Lane / efe/
Varias personas protestan contra la reforma fiscal republicana, ayer junto a la Bolsa de Wall Street en Nueva York. :: Justin Lane / efe

La norma, que debe ser aprobada en el Senado, recorta 1,27 billones de euros en impuestos, lo que beneficiará a empresas y fortunas

CAROLINE CONEJERO NUEVA YORK.

La Cámara de Representantes estadounidense aprobó anoche la versión final de la reforma fiscal del presidente Trump entre voces de protestas fuera y dentro del Congreso, que en un momento llegaron a interrumpir al propio líder del hemiciclo, Paul Ryan, en su introducción a la votación. El texto era sometido anoche a la aprobación del Senado, donde se libraba también una ardua batalla.

Con 227 votos a favor y 203 en contra, los republicanos -12 de los cuales votaron 'no'- lograron ayer para Trump el primer paso en su carrera contra el reloj para aprobar antes del receso de Navidad la que sería su más importante victoria legislativa del año. Luego, la batalla se trasladó al Senado, cuyo líder, el vicepresidente Mike Pence, tuvo que retrasar su viaje a Oriente Próximo para que no se perdiera su voto.

EN DETALLE

uLa clase media se beneficiará de una modesto recorte
En total un 10% de los 1,5 billones, que además habrá concluido en 2025.
14%
uA partir de 2027 al menos la mitad de los contribuyentes de clases media y baja sufrirán una subida en los gravámenes.

El texto aprobado por los Representantes supone la mayor reforma fiscal en los últimos 30 años en Estados Unidos, con un recorte de 1,5 billones de dólares (1,27 traducido a euros) en impuestos, rebaja que beneficiará principalmente a grandes empresas y grandes fortunas junto a unos mucho más modestos recortes dirigidos a la clase media y las familias de bajos ingresos.

«Los ricos mentís»

Paul Ryan, quien fue interrumpido durante su alocución por un manifestante que grito «¡mentiras, todos vosotros los ricos mentís!», definió la norma como «un momento decisivo para esta generación» y el acto más importante para convertir de nuevo a EE UU en el mejor lugar para hacer negocios.

Entre otros, la reforma reduce el impuesto a las grandes corporaciones de un 35% a un 21%; elimina el gravamen corporativo alternativo mínimo, aumenta casi al doble la cota de deducción a los ingresos individuales y establece una reestructuración completa de las imposiciones fiscales a empresas.

Además, la reforma mantiene los siete tramos impositivos de ingresos y reduce la tasa fiscal en la mayoría de ellos con una reducción de la tasa mayor del 39,6% a un 37%.

Los modestos recortes para la clase media, en total un 10% de los 1,5 billones, llegan con fecha de caducidad: habrán concluido en 2025.

Así la mayoría de los contribuyentes verán recortes de hasta un 8% en 2018, un 12% para los ingresos por encima de los 500.000 dólares (422.000 euros), mientras que la rebaja más significativos afectará a los ingresos millonarios. Según el Centro de Política Fiscal, el promedio de recorte fiscal sobre ingresos individuales será de unos 1.600 dólares (1.350 euros) en 2018, aunque para 2027 al menos la mitad sufrirán una subida.

Por otra parte, la reforma fiscal incrementará el déficit presupuestario en medio billón de dólares en los próximos diez años según la organización independiente Fundación Fiscal, análisis que contradice las promesas republicanas.

menos de impuestos deberán abonar las grandes corporaciones al pasar el porcentaje la tasa del 35 al 21%.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos