El Parlamento iraquí reclama impedir el referéndum kurdo

MIKEL AYESTARAN JERUSALÉN.

El Parlamento de Irak votó en contra del referéndum que la región autónoma del Kurdistán (KRG, por sus siglas en inglés) pretende llevar a cabo el día 25 e instó al Gobierno a tomar «las medidas necesarias» para abortar la consulta. En el momento de la votación los diputados kurdos salieron de una cámara que de forma mayoritaria se mostró favorable a «mantener la unidad nacional» frente al plan de independencia planteado por el presidente kurdo, Masud Barzani, que también cuenta con el rechazo explícito de Turquía, Irán, Siria y Estados Unidos.

En el texto de rechazo de la consulta la única medida concreta que se recogió fue la de la necesidad de iniciar «un diálogo serio» entre los gobiernos de Bagdad y Erbil para intentar acercar posturas. Una delegación kurda visitó Bagdad el mes pasado para una primera ronda de contactos, pero está en el aire el posible viaje de una misión iraquí a la región kurda, que ya goza de un alto nivel de autonomía desde los años noventa. La resolución de la Cámara insistió en que «el referéndum carece de base constitucional»

Barzani siguió con su campaña a favor de la independencia y visitó Kirkuk, la ciudad rica en petróleo que se disputan kurdos y árabes y cuyo gobernador anunció que contaría con centros de voto. El plan kurdo es que las diferentes zonas en disputa, amplios territorios en los que los peshmerga (el ejército del Kurdistán) se han desplegado en los últimos años de guerra contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), puedan votar y así extender las fronteras actuales de la KRG.

El Ejército de Irak desapareció de la noche a la mañana en el verano de 2014 tras la irrupción de los yihadistas y fueron los peshmerga quienes combatieron al califato.

El presidente kurdo aseguró que «el referéndum no es una decisión solo de los kurdos, sino de todas las naciones y las religiones del Kurdistán», pero pidió que se respete a «la mayoría». Unas palabras de peso en una región como Kirkuk donde conviven kurdos, árabes, turcomanos, asirios y otras comunidades.

El asesor personal de Barzani, Hemin Hawrami, insistió en las redes sociales en que «el Kurdistán independiente será un Estado federal, democrático, multiétnico y multirreligioso». En medio de un Irak asolado por la guerra sectaria, desde 2003 la región kurda se ha convertido en el único refugio seguro para las minorías perseguidas por los grupos radicales.

Fotos

Vídeos