El Papa pide que prevalezcan «la justicia y la paz»

DARÍO MENOR ROMA.

En septiembre de 2013, cuando había pasado sólo medio año del inicio de su pontificado, Jorge Mario Bergoglio utilizó toda su capacidad de presión para evitar que el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, bombardeara Siria como castigo por el uso de armas químicas contra la población civil. Incluso convocó una jornada internacional de ayuno y oración por la paz. Tuvo algo de efecto, pues consiguió que el ataque se retrasase un año.

Con las bombas de Estados Unidos, Francia y Reino Unido cayendo de nuevo sobre territorio sirio, el Pontífice ha vuelto a hacer un llamamiento por la «la justicia y la paz» en el país árabe. Lo dijo ayer tras la oración del Regina Coeli desde la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico ante los alrededor de 30.000 fieles que se congregaron en la plaza de San Pedro del Vaticano.

«Estoy profundamente preocupado por la situación mundial actual, en la cual, a pesar de los instrumentos disponibles para la comunidad internacional, es difícil acordar una acción común a favor de la paz en Siria y en otras regiones del mundo» comentó el Pontífice, que aseguró que reza «incesantemente» por la paz. Invitando a todas las personas de buena voluntad a volcarse igualmente en la oración, instó a los líderes políticos a que no escatimen esfuerzos para que «prevalezcan la justicia y la paz» en la nación árabe.

El pasado domingo también la situación siria estuvo presente en el rezo del Papa del Regina Coeli, que sustituye al Ángelus durante la Pascua. Se refirió entonces al supuesto ataque químico cometido por el régimen de Damasco al subrayar que «nada puede justificar tales instrumentos de exterminio contra la población».

No es Bergoglio el único líder cristiano preocupado por el empeoramiento de la situación en Siria. También sigue con detalle lo que ocurre Cirilo, el Patriarca ruso, quien habló con el obispo de Roma sobre cómo puede detenerse el «derramamiento de sangre».

Durante estos cinco años de pontificado, Francisco ha realizado numerosos llamamientos por la paz en Siria. Decidió además elevar al nuncio apostólico (embajador de la Santa Sede) en Damasco a la dignidad de cardenal para subrayar su preocupación por la situación de guerra civil que sufre el país desde hace siete años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos