El Papa pide que «prevalezca la prudencia» y se mantenga el 'statu quo' en la ciudad

DARÍO MENOR ROMA.

Al Papa le preocupa el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte del presidente estadounidense, Donald Trump. Al final de la habitual audiencia general de los miércoles, el Pontífice comentó ayer que «su pensamiento» iba a la ciudad santa para las tres grandes religiones monoteístas.

«No puedo callar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días», comentó el líder católico, que antes había recibido una llamada telefónica del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás. Sin citar directamente a Trump, Francisco lanzó un llamamiento para que se respete «el statu quo de la ciudad, conforme a las pertinentes resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas». Imploró que «prevalezca la prudencia» para evitar que se añadan «nuevos elementos de tensión en un panorama mundial ya marcado por tantos y crueles conflictos».

Como sus antecesores en el solio pontificio, también Jorge Mario Bergoglio trató de favorecer la consecución de una paz estable en Tierra Santa que ahora parece más difícil con la decisión de Trump de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén. Francisco viajó a Israel y Palestina en mayo de 2014 y organizó luego en el Vaticano un encuentro de oración por la paz con los presidentes de ambos países.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos