El Papa pide un desarme que evite «el incendio bélico»

El Papa, ayer con el cuerpo diplomático en el Vaticano. /  AFP
El Papa, ayer con el cuerpo diplomático en el Vaticano. / AFP

DARÍO MENOR CORRESPONSAL ROMA.

A los discursos que el Papa dedica cada principio de año a los embajadores acreditados ante la Santa Sede les ocurre lo mismo que a los medios de comunicación: si sales en ellos es casi siempre por algo malo. En la magnífica Sala Regia del Palacio Apostólico del Vaticano, Jorge Mario Bergoglio recibió ayer a los representantes de los 185 países con los que mantiene relaciones diplomáticas el Estado más pequeño del mundo para repasar con ellos los puntos principales de su agenda internacional. Se detuvo en Siria, Irak, Venezuela, Corea del Norte y Jerusalén, entre otros temas candentes, y aprovechó para promover el desarme y reafirmar la postura de la Iglesia en contra del aborto.

«La Santa Sede no pretende otra cosa que favorecer el bienestar espiritual y material de la persona humana y la promoción del bien común», dijo al principio de su discurso Francisco, para tratar después de descartar que haya una voluntad de injerencia en la política de otros países. «La Santa Sede no tiene la intención de interferir en las decisiones que corresponden a los Estados, que a la luz de sus respectivas situaciones políticas, sociales y económicas, así como de sus propias capacidades y posibilidades de recepción e integración, tienen la responsabilidad principal de la acogida», comentó al hablar de la integración de los inmigrantes y refugiados. El Vaticano lo que pretende es hacer de Pepito Grillo entre la comunidad internacional con sus llamamientos a favor de los principios de «humanidad y de fraternidad», que para Bergoglio son el «fundamento» para lograr sociedades «cohesionadas y armónicas».

El Papa relacionó el desarme con el desarrollo y denunció que la proliferación de armas agrava las situaciones de conflicto y puede acabar provocando un «incendio bélico». En este contexto citó el caso de la Península Coreana, donde hoy se celebrará una reunión entre representantes de los Gobiernos de Pyongyang y de Seúl. «Es primordial sostener todo esfuerzo de diálogo» entre las dos Coreas para alcanzar «nuevas vías» que incrementen la confianza entre ambos países y alcanzar así un «futuro de paz».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos