El Papa consuela a las víctimas de 'El Niño' y denuncia las «otras tormentas» sociales

El papa Francisco, a su llegada a la ciudad peruana de Trujillo. :: afp/
El papa Francisco, a su llegada a la ciudad peruana de Trujillo. :: afp

Los habitantes de Trujillo, una de las ciudades más castigadas de Perú, desean que el mensaje del Pontífice llegue «con algún tipo de ayuda»

DARÍO MENOR ENVIADO ESPECIAL

Lima.Trujillo es una ciudad de unos 800.000 habitantes situada al norte de Perú que en marzo del año pasado se llevó la peor parte de las terribles inundaciones formadas por el fenómeno meteorológico 'El Niño Costero': dejó 160 muertos y más de 300.000 damnificados en este país andino y en el vecino Ecuador. El Papa quiso pasar un día de su estancia en tierras peruanas en Trujillo para consolar a sus habitantes por aquella catástrofe. Lo hizo ayer con una misa en la playa de Huanchaco de esta ciudad costera en la que les dijo a los 200.000 fieles presentes que ellos conocían bien «la bravura de la naturaleza» pues habían experimentado los «golpes» de 'El Niño Costero', ante el que respondieron con «solidaridad y generosidad».

Aprovechó para hablar de los «efectos devastadores» de las «otras tormentas» que sufre la población, entre las que citó la violencia organizada, los sicarios, la inseguridad, la falta de oportunidades educativas y laborales y la escasez de viviendas. Francisco acompañó de gestos sus palabras. Tras la misa, visitó el barrio Buenos Aires, la parte de la ciudad más golpeada por 'El Niño Costero'.

Los habitantes de esta zona deprimida esperaban que la visita de Jorge Mario Bergoglio consiguiera que las autoridades repararan las calles e infraestructuras, pero se quejaban de que sólo habían sido asfaltados los caminos por donde pasó el papamóvil. «Esperamos que el mensaje del Papa venga con algún tipo de ayuda», comentaba ante de la visita en el diario 'El Comercio' Sisi Ávila, cuya humilde casa se vino abajo con las inundaciones del año pasado y desde entonces vive en una tienda de campaña con su hijo. Otros vecinos mostraron igualmente su esperanza de que la presencia de Francisco sirviera para impulsar la reconstrucción del barrio, donde se derrumbaron 502 viviendas y hay unos 3.000 damnificados. El arzobispo de Trujillo, Miguel Cabrejos, explicó que Bergoglio eligió el barrio Buenos Aires «como centro y signo de este encuentro» con los afectados.

En Trujillo, el Pontífice estuvo acompañado por el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, que concedió una entrevista a la CNN en la que habló sobre su supuesta participación en la trama de corrupción de la empresa brasileña Odebrechet. Insistió en que no existió un acuerdo con los legisladores 'fujimoristas' para que le salvaran en la votación de destitución en el Congreso a cambio del indulto a Alberto Fujimori.

«No hay ningún intercambio de nada, esto era un proceso que yo anuncié en la campaña, lo repetí en una visita a España en junio, lo repetí en una visita a Buenos Aires unos meses después, he anunciado esto muchas veces», aseguró Kuczynski, que dejó caer que la situación habría sido la contraria. Insistió en que el proceso para indultar a Fujimori, encarcelado desde 2009 por una condena a 25 años de prisión por crímenes de lesa humanidad, era anterior a la votación de destitución en el Congreso, que habría sido una consecuencia de su voluntad de excarcelarlo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos