La Rioja

Fuerzas iraquíes renuevan su ofensiva para arrebatar al Daesh la ciudad de Mosul

Fuerzas iraquíes toman posiciones al sureste de Mosul.
Fuerzas iraquíes toman posiciones al sureste de Mosul. / Ahmad Al-Rubaye (Afp)
  • Las tropas gubernamentales han irrumpido en varios barrios del este de la urbe, donde ya controlan más de 40 distritos, pero los yihadistas han frenado la conquista de otros y han intentado recuperar los perdidos

Las fuerzas iraquíes han lanzado hoy la segunda fase de su ofensiva para arrebatar al grupo terrorista Daesh el resto de la ciudad de Mosul (Irak), en la que los yihadistas resisten desde finales de octubre.

Las tropas gubernamentales han irrumpido este jueves en varios barrios del este de la urbe, donde ya controlan más de 40 distritos, pero el Daesh ha frenado la conquista de otros y ha intentado recuperar los perdidos a manos de sus enemigos en las pasadas semanas.

El comandante de la Policía Federal, el general Raed Yaudat, ha dicho que las fuerzas gubernamentales entraron en los barrios de Sumer y Al Salam, en el sureste de Mosul, donde prosiguen los "enfrentamientos violentos" con los yihadistas.

Ha añadido que en los choques han muerto hasta ahora cinco terroristas y que las fuerzas de la Policía han destruido dos vehículos bomba y una fábrica de explosivos del Daesh.

Por otra parte, el líder de las operaciones especiales, el general Moen al Saadi, ha informado de que las fuerzas antiterroristas han irrumpido en el barrio de Al Qudis, conquistado anteriormente pero donde el EI lanzó un contraataque el pasado sábado.

Al Saadi ha explicado que, tras duros enfrentamientos, sus hombres se han hecho con el control de Al Qudis I y luchan por hacerse con Al Qudis II.

Los residentes han colaborado con las fuerzas iraquíes y les facilitaron información sobre la localización de los miembros del Daesh y de artefactos explosivos, ha añadido Al Saadi.

Asimismo, las fuerzas especiales han irrumpido en el barrio de Al Karama desde el este y en estos momentos prosiguen los choques en el área.

Las tropas han evacuado a las familias residentes de esos dos barrios, detalló el dirigente militar, que no especificó el número de habitantes que tuvieron que abandonar sus hogares.

Al Saadi ha explicado en declaraciones a Efe que la segunda fase de la ofensiva incluye tres frentes -el norte, el sureste y el este-, por los cuales han empezado a avanzar las fuerzas conjuntas de forma simultánea.

El general ha señalado que el Daesh está oponiendo resistencia y empleando terroristas suicidas y coches bomba para obstaculizar el avance de las tropas iraquíes, que abatieron a 33 yihadistas, según el militar.

Al Saadi ha asegurado que "la batalla es menos dura que en la primera fase, después de que el grupo haya perdido a muchos de sus miembros" en los combates de las pasadas semanas y en los bombardeos de la aviación iraquí y de la coalición internacional liderada por EE UU.

Por otra parte, las fuerzas iraquíes han irrumpido en el barrio de Al Intisar y Al Shaimaa, también en el sector oriental de Mosul, ha informado el subcomandante de la Jefatura de Operaciones Conjuntas para la Liberación de (la provincia de) Nínive, el general Abdelamir Yaralá.

El militar ha asegurado que las fuerzas iraquíes están avanzando hacia los objetivos predeterminados en el frente septentrional y han llegado al acceso del barrio Al Hadbaa, desde el norte de la urbe.

Mientras, las tropas han proseguido sus operaciones en los alrededores de Mosul y han recuperado el control de la zona de Al Sada y de la localidad de Al Tauila, al norte de la urbe.

La Brigada XVI del Ejército es la que opera en el frente septentrional y ha abatido a al menos 70 terroristas, entre ellos francotiradores extranjeros, y ha destruido ocho vehículos bomba, según Yaralá.

Además, ha muerto un dirigente del Daesh, identificado como Abu Huzaifa, en un bombardeo de la coalición internacional antiyihadista.

Una gran campaña militar

El pasado 17 de octubre dio comienzo una gran campaña militar para expulsar al EI de Nínive y su capital, Mosul, en la que participa el ejército iraquí y el kurdo "peshmerga", con el apoyo aéreo de la alianza internacional.

Asimismo, se unieron a la ofensiva las milicias chiíes "Multitud Popular", que están desplegadas en el frente oeste.

El mal tiempo y la resistencia del Daesh obligaron a frenar la ofensiva terrestre este mes de diciembre, sobre todo en el interior de Mosul, debido a la presencia de los civiles.

Desde el inicio de la ofensiva hace más de dos meses, 137.000 familias se han visto desplazadas en toda la región de Nínive, según anunció ayer miércoles el Gobierno iraquí.

No se sabe cuántos habitantes permanecen en el interior de la ciudad de Mosul, pero cuando dio comienzo la campaña militar la ONU calculaba que había entre 1,2 y 1,5 millones de personas en la urbe.

Mosul es el último bastión urbano del Daesh en Irak y está bajo el dominio de la organización desde junio de 2014.