La Rioja

Hospitalizado el expresidente israelí y Nobel de la Paz Shimon Peres

El exmandatario israelí Shimon Peres.
El exmandatario israelí Shimon Peres. / Amir Cohen (Reuters)
  • El exmandatario, uno de los artífices de los acuerdos de paz entre Israel y Palestina de Oslo en 1993, sufrió un derrame cerebral

Los médicos que atienden al expresidente israelí Simón Peres, en estado grave tras sufrir anoche una hemorragia cerebral, descartan por ahora una intervención quirúrgica, después de que esta mañana le despertaran y reaccionara dando a su médico un "fuerte apretón de manos".

Así lo ha informado su médico personal y yerno, Rafi Valdan, quien aseguró que hay lugar para el "optimismo", en una conversación telefónica con un reducido grupo de periodistas. "Su vida no corre un inminente peligro. Las posibilidades de supervivencia son buenas, está estable", explicó antes de advertir que su calificación médica sigue siendo "crítica" y que "es pronto para decir nada".

Peres, de 93 años, sufrió la hemorragia cerebral ayer por la tarde mientras se encontraba en el hospital, al que había sido trasladado después de dar una conferencia en un acto con empresarios de la industria israelí instando al consumo de los productos locales. A raíz de un ligero dolor de cabeza, Peres pidió la asistencia de un médico que lo derivó al hospital Shiva Tel Hashomer, a las afueras de Tel Aviv.

Valdan reveló que sufrió un "derrame masivo" y que fue sedado y entubado para permitir al cerebro una mejor recuperación, pero negó que hubiera estado en coma, en contradicción a informaciones difundidas anoche en medios locales que aseguraban citando fuentes médicas que le habían inducido un coma. "Los parámetros están dentro de los límites normales, los test de sangre están bien. En este momento es difícil valorar su condición neurológica pero hay lugar para el optimismo dado que esta mañana se le redujeron los sedantes y percibimos una reacción", abundó. "Hablamos con él y le pedí que me apretara la mano, y lo hizo de forma enérgica", matizó.

Los médicos han vuelto a sedarlo para facilitar la recuperación cerebral y, si no hay contratiempos, esta tarde le harán una nueva prueba -similar a la de esta mañana- sobre de las 16.00 hora local (13.00 GMT).