Odinga se autoproclama presidente de Kenia

Raila Odinga saluda a sus seguidores tras jurar como 'presidente del pueblo'. :: LUIS TATO / afp/
Raila Odinga saluda a sus seguidores tras jurar como 'presidente del pueblo'. :: LUIS TATO / afp

El líder opositor desafía a Uhuru Kenyatta, que fue reelegido en octubre, en un acto multitudinario pero sin la presencia de sus principales aliados

GERARDO ELORRIAGA

Las pantallas kenianas se tiñeron ayer bruscamente de negro cuando el líder de la oposición Raila Odinga se autoproclamó 'presidente del pueblo' ante miles de simpatizantes reunidos en el parque Uhuru de la capital, Nairobi. La autoridad nacional de comunicaciones interrumpió la señal de los canales de televisión para impedir que los espectadores conocieran la singular decisión del veterano dirigente, enfrentado al jefe del Ejecutivo, Uhuru Kenyatta, reelegido con el 98% de los votos en las elecciones celebradas el pasado 26 de octubre.

La medida de censura resulta excepcional en este país, que goza de ciertos estándares democráticos, pero que se halla sumido en una crisis política de gran calado desde el pasado verano. La anulación por el Tribunal Supremo de los comicios del pasado 8 de agosto dio lugar a una nueva consulta, boicoteada in extremis por la coalición antigubernamental. La falta de reformas en la Comisión Electoral, según sus detractores, alentó su retirada de la segunda convocatoria y dio lugar a violentos incidentes. Al menos medio centenar de personas ha fallecido en los disturbios generados tras las sucesivas votaciones.

La inasistencia al acto de ayer de los principales aliados de Odinga añade nuevas incertidumbres al confuso panorama. Kalonzo Musyoka, número dos de la Súper Alianza Nacional (NASA) y previsible 'vicepresidente' en esta investidura alternativa, no participó en el evento y tampoco acudieron Musalia Mudavadi y Moses Wetang'ula, los otros principales líderes de la formación contraria a Kenyatta.

El Gobierno advierte de que la iniciativa implica la comisión de un delito de traición

La incomparecencia alienta la sospecha de que la medida adoptada ha provocado disidencias internas. Tampoco resulta comprensible la fórmula elegida por el dirigente, que se calificó a sí mismo como presidente del pueblo y no de la República, tal y como se establece en la Constitución.

Delito de traición

El Gobierno ha advertido que la iniciativa implica la comisión de un delito de traición, aunque las fuerzas de seguridad permitieron la concentración de unas 15.000 personas que aclamaron al nuevo Jefe del Ejecutivo. Los seguidores del nuevo presidente lamentaron la brevedad de la ceremonia, resuelta con un sencillo juramento sobre la Biblia dirigido por el parlamentario y abogado Titje Kawang, vestido de juez para la ocasión.

El dirigente de NASA cuenta con importantes apoyos en la comunidad tribal luo frente a los kikuyu, más afines al régimen. La red clientelar impulsada por la Administración ha marginado a los grupos étnicos contrarios, habitantes de los 'slum' o arrabales propios de la capital y las poblaciones del oeste y la franja costera, tradicionalmente vinculadas a la oposición.

La falta de diálogo entre las partes impide esperar una pronta resolución del conflicto. El régimen se apoya en la estricta legalidad y la oposición ha emprendido una línea rupturista que no permite vislumbrar acercamiento de posturas al menos a corto plazo. El país se halla dividido entre partidarios y detractores acérrimos de Kenyatta y Odinga, justo cuando la situación social y económica reclama amplios consensos. A la recesión, impulsada por la sequía, se suma el apoyo militar a Somalia, que supone un considerable esfuerzo bélico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos