El nuevo Sinn Féin estará liderado por dos mujeres

El partido republicano irlandés cierra el relevo generacional tras las muerte de Martin McGuinness y la retirada de Gerry Adams

ÍÑIGO GURRUCHAGA CORRESPONSAL LONDRES.

El Sinn Féin celebró ayer en Dublín la renovación de su cúpula con la elección de dos mujeres para ocupar la presidencia, Mary Lou McDonald, y la vicepresidencia, Michelle O'Neill. La primera, dublinesa de 48 años, es diputada en el Parlamento irlandés; la segunda, de la pequeña localidad de Clonoe, en Irlanda del Norte, es diputada autonómica en la Asamblea autonómica de Belfast. El partido de la tradición republicana irlandesa, el más antiguo entre los que forman el sistema político en el norte y en el sur, dio también la primera mujer diputada en Londres, Constance Markievicz, tras la ley que extendió, hace ahora un siglo, el sufragio a algunas mujeres en Reino Unido. No tomó su escaño por la política abstencionista de Sinn Féin en el Parlamento de Londres.

El cambio, sellado en un acto de algo más de dos horas con discursos, vídeos y música, se produce por el fallecimiento, el año pasado, del líder en el norte, Martin McGuinness, -cuya nieta interpretó la 'Canción por Irlanda' en la ceremonia política de ayer- y por la retirada del hasta ahora presidente, Gerry Adams, que mantendrá su escaño en el Parlamento de Dublín hasta las próximas elecciones legislativas.

El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, ha convocado un referéndum en mayo para cambiar el artículo constitucional que prohíbe el aborto y permitirlo en algunas circunstancias. Ese es un reto que ha causado algunas fricciones en el Sinn Féin y que sacudirá la política y la sociedad irlandesa, mostrando el nivel de su apego a la tradición católica. McDonald aspira a un papel destacado en la campaña.

La nueva presidente del Sinn Féin afirmó en su discurso de aceptación que «no puede haber imposición de frontera de ningún tipo, ni fuerte ni suave», como consecuencia de la negociación entre Reino Unido y la Unión Europea sobre el 'brexit'. «Irlanda no será el daño colateral de los juegos políticos y las excentricidades de Londres», dijo antes de defender una Unión Europea más social e igualitaria. A esos retos inmediatos se añade la negociación en Belfast para reconstruir el Ejecutivo autonómico, suspendido desde algo más de un año por la dimisión de McGuinness, entonces viceministro principal de Irlanda del Norte. McDonald y O'Neill han estado negociando con la líder unionista, Arlene Foster, y la ministra para la región en el Gabinete británico, Karen Bradley, y se espera el anuncio de un acuerdo esta semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos