La 'nueva' Europa espera el impulso alemán

El presidente galo Macron recibe a la canciller Angela Merkel en un encuentro del pasado diciembre. :: afp/
El presidente galo Macron recibe a la canciller Angela Merkel en un encuentro del pasado diciembre. :: afp

La transformación de la UE que pretende Macron necesita el refuerzo del eje franco-alemán que aportaría la nueva 'gran coalición'

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

El presidente francés, Emmanuel Macrón, y quienes como él propugnan cambios drásticos en la Unión Europea tienen que estar satisfechos con el preacuerdo entre los conservadores y los socialdemócratas alemanes para renovar su 'gran coalición'. La Unión de cristianodemócratas y socialcristianos bávaros (CDU/CSU) de la canciller en funciones, Angela Merkel, y el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) que dirige Martin Schulz son partidarios de amplias reformas en el seno de la UE y la Eurozona, algo que queda patente en el primer capítulo del acuerdo de 28 páginas suscrito el viernes por las dos grandes formaciones políticas germanas que servirá de base para las negociaciones al detalle de su tercera alianza gubernamental en la era Merkel. «Queremos reforzar la UE financieramente para que pueda cumplir mejor sus tareas», reza el documento elaborado por CDU/CSU y SPD, prueba de que Alemania está dispuesta además a incrementar sustancialmente sus aportaciones económicas a la caja de Bruselas, una medida que tarde o temprano sería necesaria tras el 'brexit' del Reino Unido.

Un mensaje que ha sido acogido con estusiasmo en Bruselas y por los restantes socios comunitarios, todos ellos esperanzados de que la gran coalición se confirme lo antes posible. Ni París ni Bruselas celebraron en su momento la posibilidad de que Alemania fuera gobernada por una alianza de conservadores, liberales y verdes, opción que fracasó después de que los segundos abandonaran las conversaciones con ese objetivo el pasado noviembre. El propio Macron comentó públicamente tras las elecciones legislativas en Alemania de septiembre pasado que lo ideal para llevar adelante sus propuestas de reforma de la Unión Europea sería contar con la continuidad en Berlín de la 'Grosse Koalition', la 'GroKo' como gustan de abreviar en este país.

Aunque el documento de intenciones suscrito al término de los contactos previos por conservadores y socialdemócratas está lleno de vaguedades que deberán concretarse en las negociaciones que comenzarán a finales de enero, analistas como Bert van Roosebeke, del Centro de Política Europea (CEP) en Friburgo, consideran que Macron y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, tienen motivos de alegría. No solo porque CDU-CSU y SPD expresan claramente su deseo de «reforzar y renovar la cooperación franco-alemana» y dar nuevo impulso al decisivo eje París-Berlín, sino porque «se abren a nuevas posibilidades», dice Roosebeke, quien se refiere concretamente a «cuestiones relacionadas con la Unión Monetaria, pero también en los campos de la política social y laboral».

Reforma «sostenible»

«Queremos que Alemania participe activamente en el debate sobre el futuro de la UE y el refuerzo de la integración europea», dice el papel suscrito por conservadores y socialdemócratas, en el que se subraya que esas formaciones son «partidarias de medios presupuestarios específicos para la estabilización económica y la convergencia social, así como el apoyo a las reformas estructurales de la Eurozona», que deberá ser «reforzada y reformada de manera sostenible». La nueva 'GroKo' quiere que la UE se desarrolle en otras áreas, defiende como Francia la introducción de un impuesto a las transacciones financieras y que las empresas paguen sus impuestos allí donde obtienen sus beneficios, pero también la lucha contra las injusticias fiscales y la evasión de impuestos.

«Queremos un marco para la regulación de los salarios mínimos y desarrollar sistemas básicos nacionales de atención social en los países de la UE», subrayan entre sus propuestas llevadas al papel para la reforma de la Unión Europea. Y con la vista puesta en los países del sureste del Viejo Continente, los tres partidos «fomentarán la justa mobilidad, pero impedirán los abusos de la migración hacia los sistemas sociales de mayor seguridad».

Sin embargo, Bruselas y los socios tendrán que esperar para arrancar con el debate sobre el proceso de reformas. La larga tramitación que dé como resultado la formación de la nueva 'GroKo' en Alemania no ha hecho sino comenzar y la propia Angela Merkel ha reconocido que en el más optimista de los escenarios el nuevo Ejecutivo germano se constituirá, como muy pronto, poco antes de Semana Santa.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos