Los nicaragüenses están convocados hoy a un paro para echar a Ortega

Jóvenes opositores, ayer junto a una estatua de Sandino. :: J. T. / efe/
Jóvenes opositores, ayer junto a una estatua de Sandino. :: J. T. / efe

La oposición pide el fin de la represión» y la renuncia del presidente, mientras la violencia suma ya 150 muertos en dos meses de protestas

MILAGROS L. DE GUEREÑO CORRESPONSAL LA HABANA.

La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia de Nicaragua llamó hoy a seguncar una jornada de huelga para obligar a que el presidente, Daniel Ortega, «cese la represión», retome el diálogo y renuncie al cargo por los abusos y la corrupción en sus once años de ejercicio ininterrumpido del poder. En las horas previas a este nuevo pulso al dirigente, grupos armados -paramilitares según la oposición y delincuentes antisandinistas según el oficialismo- camparon por las calles al cumplirse 58 días de las unas protestas que suman más muertos: 150 según organizaciones de derechos humanos y 80 para el Gobierno, además de un millar de heridos.

Aunque hay zonas de relativa tranquilidad, barrios de la capital, Managua, se llenaron de barricadas custodiadas por vecinos para prevenir ataques de paramilitares y turbas oficialistas que actúan a la vista de la Policía. Mientras los manifestantes arrancan adoquines para levantar muros, en otros puntos empleados, empleados públicos llegan en vehículos y, apoyados por grupos armados, restauran el pavimento. Los bloqueos afectan al 70% de las carreteras del país e impiden la circulación de particulares y vehículos de mercancías.

El hecho de que muchos de los participantes en los choques no lleven uniforme y se cubran la cabeza con ropas para no ser identificados complica la atribución de responsabilidades, aunque los manifestantes no usan armas de gran calibre, si acaso las piedras y artefactos caseros para lanzar gases, mientras que los simpatizantes del orteguismo se desplazan en motos y vehículos disparando al azar, especialmente por la noche y la madrugada, y llegando a matar a varios ciudadanos.

Por esa razón, el asesinato a plena luz del día de Michel López se está considerando como el segundo atentado político en dos días. López conducía su coche por una zona comercial cuando fue disparado por unos encapuchados que huyeron. El primero fue el lunes una empleada de una librería resultó con heridas graves tras ser acribillada por unos motociclistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos