Netanyahu se blinda con sus socios de gobierno

M. AYESTARAN JERUSALÉN.

Benjamín Netanyahu se mostró desafiante tras conocer la recomendación de la policía de procesarle por delitos de corrupción y reiteró su intención de seguir en el cargo. La coalición de gobierno cerró filas en torno a su primer ministro y, pese a las críticas de algunos aliados de peso, como el ultranacionalista Naftali Benet, ninguno de los partidos mostró su intención de retirarle el apoyo. Este fue uno de los puntos que destacó Netanyahu durante su primera aparición pública en Tel Aviv tras conocerse un informe policial del que dijo que «tiene tantos agujeros como un queso suizo». El líder conservador señaló que la coalición es estable y que «nadie, ni yo ni ninguna otra persona, tiene intención de ir a elecciones. Seguiremos trabajando por el bien de los ciudadanos de Israel hasta el final del mandato».

Benet, ministro de Educación, declaró que «aceptar regalos en grandes cantidades durante un largo periodo de tiempo» no está «a la altura de las expectativas que los ciudadanos israelíes tienen de su líder», pero no se planteó salir del Gobierno. El titular de Defensa, Avidgor Liberman, quitó importancia a la situación. «hay una institución que decide si un hombre es culpable o no: el tribunal, no los medios».

El tono empleado por Avi Gabbay, líder del Partido Laborista, principal fuerza de la oposición, fue radicalmente opuesto y anunció que «la era de Netanyahu ya ha terminado». «No es digno de seguir siendo primer ministro de Israel. Así de simple», señaló al portal Ynet. Diarios como 'Haaretz' apostaron por esta misma idea y calificaron la situación generada por el informe policial como el «principio del fin de la carrera política» de Netanyahu.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos