El multimillonario Branson pierde su exclusivo refugio

M. LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

El 'pobre' sir Richard Branson estaba desolado pero feliz. El multimillonario dueño de la compañía Virgin no perdió Necker, su isla privada, de puro milagro pero se quedó sin casa. 'Irma' la destruyó por completo. Pero él, alguno de sus invitados y los empleados se refugiaron en un zulo de lujo donde el patrón almacena vinos deliciosos.

El ojo de 'Irma' pasó justo sobre Necker, parte de las Islas Vírgenes británicas, donde el empresario tiene su paraíso particular con una casa principal grande y otras más pequeñas de estilo balinés. Una cosa es ser millonario y aventurero y otra no tener ojo para los negocios, así que Branson alquila su exclusivo 'resort' a grupos de hasta 34 personas que pagan unos 80.000 dólares (66.700 euros) por noche.

'Irma', además de arrebatarle la mansión, le dejó sin huéspedes que, ante la funesta previsión, optaron por cancelar el viaje. Pero seguro que cuando se reconstruya vuelven al Caribe antillano a gozar del buen clima, la tranquilidad y la privacidad. El optimismo del millonario británico quedó reflejado en su comentario antes de entrar al refugio: «Conociendo a nuestro maravilloso equipo, sospecho que habrá poco vino en la bodega cuando todos salgamos».

Fotos

Vídeos