Dos muertos en Japón por las intensas nevadas y una erupción volcánica

Erupción del volcán Mayon (Filipinas), que expulsó ceniza y gases a 5.000 metros de altura. /   EFE
Erupción del volcán Mayon (Filipinas), que expulsó ceniza y gases a 5.000 metros de altura. / EFE

Un alud que se cree vinculado a los temblores afectó a una estación de esquí y, junto a la lluvia de piedra y cenizas, dejó once heridos

ANTONIO HERMOSÍN TOKIO.

Japón se vio sacudida ayer por una erupción volcánica y fuertes nevadas que causaron al menos dos víctimas mortales y centenares de heridos, además de desatar el caos en el transporte en Tokio. El archipiélago nipón, y sobre todo la capital, sufren desde el lunes las consecuencias del mayor temporal de nieve que ha azotado el centro del país en los últimos cuatro años, entre ellas graves alteraciones del transporte aéreo, por carretera y urbano.

A ello se suma la catástrofe acaecida ayer en una estación de esquí de Gunma -norte de Tokio-, donde la erupción de un volcán cercano y una avalancha casi simultánea provocaron la muerte de un militar de 49 años que se entrenaba en la zona y heridas a otras once personas, informaron las autoridades niponas.

El alud pudo originarse por los temblores volcánicos relacionados con la erupción y, junto a la lluvia de piedra y cenizas emanada del volcán, sorprendió al centenar de esquiadores en las pistas, la mayoría de los cuales fueron evacuados sin sufrir daños. Entre los lesionados había seis militares que realizaban ejercicios en las pistas y cinco esquiadores que fueron alcanzados por los residuos volcánicos cuando se desplazaban en telecabina. La mayoría de los afectados sufrían roturas óseas o cortes causados por las piedras que llegaron a volar más de un kilómetro desde el volcán, aunque también había tres heridos graves, uno de ellos militar.

Cientos de heridos

La erupción del monte Motoshirane, la primera en unos 3.000 años según las autoridades locales, tuvo lugar mientras gran parte del archipiélago nipón se encuentra en el máximo nivel de alerta meteorológica por las intensas nevadas.

En Tokio se acumularon más de veinte centímetros de nieve en zonas céntricas y se registraron 229 heridos sobre todo por resbalones y caídas, a los que se sumaron otro centenar en regiones colindantes. Gran parte de las carreteras que conectan la capital con otros puntos del país permanecían cortadas ayer, mientras que también se vieron interrumpidas las líneas ferroviarias.

Además, más de un centenar de vuelos domésticos e internacionales fueron cancelados en todo el país, la mayoría de ellos con salida o llegada desde los aeropuertos tokiotas de Haneda y Narita, y que se suman a las más de doscientas conexiones aéreas canceladas en la víspera. En otras regiones del centro de Japón se registraron 340 heridos, además del fallecimiento en la prefectura de Ibaraki -nordeste de Tokio- de una mujer de 52 años cuyo vehículo chocó con un camión por la nieve y el hielo en las carreteras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos