La UE se moviliza en contra de la propaganda rusa

La Eurócamara exige más medios para combatir las 'fake news' y una forma de proceder que Moscú usa como si fuese «otro tipo de fuerza armada»

ADOLFO LORENTE CORRESPONSAL

bruselas. Si es cierta esa teoría que asegura que lo importante no es que hablen bien o mal de uno, sino que hablen y cuanto más mejor, Rusia tiene que estar frotándose las manos cuando como en días como ayer, el Parlamento Europeo dedica casi dos horas de debate para analizar y criticar el papel desestabilizador que Moscú está jugando en las democracias europeas y sus procesos electorales (Reino Unido, Francia, Cataluña...) a través de su poderoso aparatato de propaganda y difusión de 'fake news', las temidas noticias falsas, sirviéndose de las redes sociales.

«Lo que hay no es suficiente. Europa debe hacer mucho más, redoblar sus esfuerzos y sus medios para responder al intento de Putin de intentar socavar nuestras democracias», advirtió la letona Sandra Kalniete (PPE), que abrió un debate en el que participaron 57 eurodiputados, la inmensa mayoría defendiendo esta línea argumental. Los euroescépticos, por contra, respaldaron a Moscú restando hierro a las críticas.

Que hay mucha preocupación sobre este fenómeno lo constatan estas palabras del comisario de la Unión para la Seguridad, el británico Julian King: «Las autoridades rusas no esconden sus objetivos de crear campañas de desinformación. Vemos a muchos generales rusos que consideran que los datos o informaciones falsas son instrumentos legítimos, otro tipo de fuerza armada».

LA CLAVE El comisario King desvela que se han detectado al menos 3.000 intentos rusos de desinformación

King fue el encargado de representar a la Comisión pese a que es la jefa de la diplomacia, Federica Mogherini, la responsable política de la unidad de contrapropaganda creada hace un par de años y que ha detectado «al menos 3.000 ejemplos de hechos falsos diseminados por el Gobierno de Rusia», desveló. «No hay duda de la campaña de desinformación impulsada por el Kremlin. Es una estrategia orquestada para dar los mismos contenidos en el mayor número de lenguas y en el mayor número de canales posibles», advirtió.

«Son informaciones que se presentan como verdades en medios favorables al Kremlin que, por desgracia, pueden tener mucho éxito. Debemos redoblar nuestros esfruerzos», recalcó el comisario antes de recordar que esta misma semana se ha reunido por primera vez el grupo de expertos creado por el Ejecutivo comunitario para analizar y contrarrestar el fenómeno de las 'fake news'. Eso sí, aclaró que «no se trata de crear un ministerio de la verdad ya que debemos respetar y garantizar la libertad de expresión».

Fue un debate con una gran presencia de eurodiputados procedentes de los países del Este debido a los muchos y fundados temores que aún existen en estos países por la influencia rusa. Sin embargo, también hubo cierto protagonismo español por los recientes hechos ocurridos en Cataluña. Aquí, el portavoz de la delegación española del PPE, Esteban González Pons, fue uno de los más duros. «Se han detectado más de 4.800 robots actuando a favor de la ruptura de España», lamentó mientras exigía más medios.

Desde las filas socialistas, Juan Fernando López Aguilar recordó el «caos y la confusión» que se intentó crear en Cataluña en favor del secesionismo, mientras que Javier Couso (IU) habló de «paranoia» y dijo que es «sonrojante» la campaña de la derecha europea en contra de Rusia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos