Las milicias kurdas han crecido hasta convertirse en el principal aliado de Estados Unidos en la lucha contra el Estado Islámico. Las YPG son el brazo sirio del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), lo que ha provocado la intervención militar de Turquía, que ha arrebatado a los kurdos el cantón de Afrín. Su papel fue clave en la toma en octubre de Raqqa, capital del EI en Siria, y mantienen una relación de no agresión con el ejército de Siria y sus milicias aliadas, que en el caso de Afrín incluso enviaron hombres de refuerzo para intentar frenar la invasión turca. Están desplegados en el noroeste del país.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos