Las mansiones de la discordia

Vista del inmueble en Centreville, en el Estado de Maryland, incautado a los rusos. :: andrew gombert / efe
Vista del inmueble en Centreville, en el Estado de Maryland, incautado a los rusos. :: andrew gombert / efe

Dos palacetes para uso de los diplomáticos rusos en EE UU incautados por la Administración Obama amenazan la relación entre Trump y Putin

RAFAEL M. MAÑUECO MOSCÚ.

Pese a que las relaciones entre Rusia y Estados Unidos no hay quien las haga despegar, los actuales líderes de ambos países, Vladímir Putin y Donald Trump, se siguen intercambiando elogios. Pero hasta estas cortesías podrían tornarse agrias si Washington no devuelve a la Embajada rusa las dos mansiones, una en Centreville (Maryland) y la otra en Glen Cove, en Long Island (Nueva York), incautadas el pasado diciembre por orden de la Administración de Barack Obama. Estos lujosos edificios, argumentó la Casa Blanca entonces, eran utilizados como nidos de espías.

El asunto no es una cuestión menor porque el Kremlin amenaza con confiscar dos inmuebles pertenecientes a la legación estadounidense en Moscú y echar del país a una treintena de diplomáticos americanos. Obama ya expulsó a 35 miembros de la representación diplomática rusa y Putin no respondió de igual manera para no predisponer a Trump en su contra. Ahora, la buena sintonía entre ambos está en peligro.

A principios de semana se reunieron en Washington para buscar una solución el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, y el subsecretario de Estado norteamericano, Thomas Shannon. No hubo acuerdo. El Departamento de Estado emitió un comunicado calificando las conversaciones de «duras» aunque «sinceras y deliberativas». Según esa nota oficial, «hay buena fe, pero se necesita hacer más».

LA CLAVE Washington no rechaza devolver los inmuebles, pero lo haría sin su inmunidad diplomática

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Moscú difundió también un despacho de prensa advirtiendo de que «si Washington no elimina este y otros factores irritantes, incluida la continua obstrucción de las actividades de nuestras misiones diplomáticas» se reservaba «el derecho de adoptar medidas de respuesta partiendo del principio de reciprocidad».

Según el periodista norteamericano destacado en Moscú, Michael Bohm, teniendo en cuenta la situación de acoso que actualmente sufre Trump por sus supuestos lazos con el Kremlin, «necesita desde el punto de vista puramente político obtener algo a cambio de la entrega de los dos castillos» embargados a Rusia por Obama. Al parecer, Shannon le propuso a Riabkov que, a cambio de los caserones, el Gobierno ruso concediera al estadounidense un terreno en San Petersburgo para construir un nuevo Consulado. A causa de trabas burocráticas de distinta índole, el Departamento de Estado norteamericano lleva años sin conseguir del ayuntamiento de la antigua capital imperial rusa que designe un solar bien situado para su adquisición con el objetivo de erigir un edificio más espacioso. La respuesta del responsable ruso, según Bohm, fue no.

Riabkov recibió entonces una nueva propuesta de su interlocutor, tratada ya según la prensa americana durante los encuentros que Trump y Putin mantuvieron en Hamburgo. Puesto que las residencias de Centreville y Glen Cove son para el asueto del personal de la Embajada rusa y sus familias, no para operaciones de inteligencia, será devuelto el acceso a ellas (a Rusia nunca se le negó su propiedad), pero privadas de inmunidad diplomática. El viceministro ruso contestó también que «niet».

El ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, ha calificado de «robo a plena luz del día» la medida de Obama de privarles de las dos mansiones. Según su opinión, se trata de un problema que Washington arrastra del anterior presidente y ahora, con Trump en el poder, «debería solucionarse por sí solo, sin más demandas». Pero Estados Unidos habría sugerido ahora a Rusia más contrapartidas, por ejemplo, modificar su política en Siria y avenirse a renegociar el tratado de desarme nuclear Start.

«Muy pronto adoptaremos medidas de respuesta. Hemos explicado a los estadounidenses que sus intentos de hacer ver que tienen derecho a exigir contrapartidas son inaceptables», afirmó Riabkov tras su reunión con Shannon. Moscú celebró la victoria de Trump en los comicios y esperaba que las relaciones se enderezaran, pero, por ahora, las cosas no han mejorado.

Más

Fotos

Vídeos