Mano dura de Bruselas a la concesión de visados

La Comisión propone restringir las emisiones para presionar a los países que no colaboran y plantea subir el precio de 20 a 80 euros

ADOLFO LORENTE CORRESPONSAL

bruselas. Una de las grandes prioridades de la futura Europa a 27 es la inmigración, el control de fronteras, evitar que vuelvan a estallar crisis tan graves como las vividas durante 2015 y 2016. Y aquí, la unanimidad de los 27 es total. La Comisión es muy consciente de ello y ayer propuso endurecer sobremanera la política de emisión de visados restringiendo los permisos a aquellos países que no acepten de vuelta a sus nacionales en situación irregular en Europa o se nieguen a cooperar de manera suficiente para garantizar su devolución.

«Con la reforma de hoy, garantizaremos que nuestra política común de visados mejora la cooperación con países fuera de la UE en el retorno de inmigrantes irregulares», recalcó el comisario de Inmigración e Interior, Dimitris Avramopoulos, que recordó que los países tienen «obligación» de aceptar de vuelta a sus nacionales en virtud del derecho internacional, con independencia de si se han sellado o no acuerdos de readmisión.

El Ejecutivo comunitario plantea restringir los plazos para procesar solicitudes de visados, su duración, elevar el coste o limitar las exenciones posibles para ciertas categorías de personas como los diplomáticos en el caso de países que no cooperen «suficientemente», algo que revisará de manera «regular». Respecto al capítulo económico, destaca la idea de incrementar de 20 a 80 euros las tarifas de emisión de visados. No se trata de recaudar por recaudar, sino de contar con más recursos para financiar los nuevos gastos de control.

Se cruzarán bases de datos para detectar al instante a personas vinculadas con el crimen organizado

«Bruselas esgrime que se trata de una subida «moderada» y recuerda que el coste de los visados no ha variado desde 2006 pese al aumento del coste asociado al procesamiento de peticiones de visado en los últimos años y además el precio del visado seguirá siendo inferior al de Estados Unidos, China y otros.

Polémica con Turquía

Avramopoulos se mostró confiado en que haya «resultados positivos» en los próximos meses en relación, sobre todo, a los países en el norte de África. «De lo contrario, habrá más presión», recalcó. Por otra parte, anunció que «pronto» presentará una reforma del Sistema de Información de Visados para introducir controles obligatorios a los demandantes de asilo cruzando las bases de datos a nivel europeo con el objetivo de detectar «inmediatamente» a personas sospechosas de tener vínculos con el crimen organizado o que utilizan documentos fraudulentos «y bloquear su entrada».

Otro de los anuncios de ayer se refieren al acuerdo migratorio suscrito en 2016 entre la UE y Turquía para que frene la llegada de refugiados a Europa. Ya se ha acordado el pago de 3.000 millones y ahora están pendiente el abono de otros 3.000. Así lo recordó el comisario, que el acuerdo está funcionando. El problema es que muchos países no quieren pagar más a Erdogan.

LA CLAVE

2006 Desde ese año el precio de los visados se ha mantenido sin variaciones en la UE.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos