Maduro sienta las bases para acudir sin oposición a las presidenciales

Nicolás Maduro. :: reuters
/
Nicolás Maduro. :: reuters

La Constituyente aprueba que los partidos que no concurrieron a las municipales tengan que registrarse de nuevo

ERLANTZ GUDE

La Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela aprobó ayer un decreto que establece que los partidos que deseen concurrir a las próximas elecciones deben haber participado en los comicios anteriores y obliga a los que no lo hicieron a registrarse de nuevo en el Consejo Electoral si no quieren ser inhabilitados.

El decreto pone en riesgo la estabilidad de las formaciones Acción Democrática, Voluntad Popular y Primero Justicia, integradas en la Mesa de la Unidad Democrática, y que no tomaron parte en las municipales de este mes, ya que podrían quedar fuera de las presidenciales de 2018. La trampa que esconde la exigencia de pasar de nuevo por el Consejo Electoral es que el proceso -que en teoría los partidos señalados superarían sin problemas- se demore lo suficiente para apearlos de unas elecciones en las que el presidente Nicolás Maduro buscará renovar su mandato.

La Constituyente, instaurada en agosto por el Gobierno, compuesta solo por oficialistas y que no reconoce buena parte de la comunidad internacional, ha cumplido una petición de Maduro y otros dirigentes para que se revisara la participación en las presidenciales de las citadas formaciones. Las tres denunciaron graves irregularidades en las regionales de octubre, a las que sí concurrieron, y donde -como ocurrió en las municipales- se impuso el chavismo.

Asimismo, la Asamblea Constituyente, que no ha sometido a referéndum sus decisiones tal y como se prometió antes de su formación, aprobó suprimir la Alcaldía Metropolitana de Caracas, en manos de la oposición desde 2008 cuando el opositor Antonio Ledezma, ganó las elecciones. Estaba considerada la institución municipal más poderosa del país. La Constituyente eliminó a su vez la Alcaldía del Alto Apure, en el oeste de Venezuela. Fueron las dos únicas alcaldías donde se convocaron elecciones en las recientes municipales.

Un Nuevo Tiempo -que junto a los tres partidos perjudicados por el decreto forma el llamado G-4 de la oposición, y que sí concurrió a los comicios locales- denunció que «las decisiones de la fraudulenta Constituyente son una nueva arbitrariedad contra las instituciones y una muy mala señal para la negociación política que se ha venido dando».

Por otra parte, los presidentes de los países del Mercosur condicionaron ayer a avances democráticos el posible reingreso de Venezuela. Solo el boliviano Evo Morales discrepó de la postura mayoritaria. El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, cuyo país fue el que más se resistió a la suspensión de Venezuela, se abstuvo de pronunciarse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos