Maduro y la oposición siguen sin llegar a acuerdos para retomar el diálogo

El presidente venezolano mantiene que la firma está próxima, mientras que la MUD rebaja el entusiasmo oficial con una nueva cita el día 27

M. L. DE GUEREÑO LA HABANA.

El Gobierno de Nicolás Maduro, que ayer reunía en Caracas a representantes de 60 países en una cumbre de apoyo a la paz en Venezuela, y la oposición discrepan sobre la reciente reunión de nueve horas llevada a cabo en Republica Dominicana para mejorar la convivencia.

Según el presidente, el acuerdo con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) está próximo, mientras que para el opositor Luis Florido se trata únicamente de «encuentros exploratorios». Ambas partes acordaron volver a reunirse el 27 de septiembre con la mediación internacional de México, Chile y Paraguay a petición de la MUD y de Bolivia, Nicaragua y Paraguay por parte del Gobierno venezolano. La ONU y el Vaticano se suman también, aunque, el Cardenal Jorge Urosa propuso postergar la negociación hasta después de las elecciones a gobernadores.

El sucesor de Hugo Chávez se mostró esperanzado con el resultado de la reunión: «Yo me sumo a la ola de optimismo nacional al ver que hemos logrado nuevamente una mesa de diálogo con la MUD». El mandatario insistió a lo venezolanos en que «nosotros no les mentimos» y que habló «con la verdad» cuando anunció que desde hacía meses conversaban «para llegar a acuerdos políticos y para instalar una mesa de diálogo por la paz trabajando nacional e internacionalmente».

Maduro criticó a sus adversarios, específicamente a Julio Borges, que fue a Santo Domingo, pero no se dejó ver, por tratar de ocultar los contactos preparatorios. También reiteró la instalación de la mesa de diálogo, aunque Florido dijera que no asistirán si no se acuerdan las garantías.

El representante de la MUD insistió en que «la exploración no es un proceso como tal ni de diálogo ni de negociación. Nosotros hemos aprendido la lección con el Gobierno», zanjó. Agregó que la MUD planteó una agenda que recoge las aspiraciones de los ciudadanos, entre las que se encuentran, la celebración de elecciones democráticas, un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), garantes internacionales que supervisen los encuentros entre las partes, la liberación de los «presos políticos», la restitución de la Asamblea Nacional yque se permita el ingreso de ayuda humanitaria de medicamentos y medicinas. En cualquier caso, habrá que esperar para ver resultados. De momento, se ha apaciguado la violencia que desde abril hasta agosto dejó 120 muertos, 2.000 heridos y 5.000 detenidos tras el intento de traspasar las funciones del Parlamento al Poder Judicial y de que la exfiscal Luisa Ortega denunciara la ruptura del orden constitucional.

Fotos

Vídeos