Macron y Conte apuestan por controlar la inmigración en África

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el presidente francés, Emmanuel Macron, se saludan en la entrada del Elíseo. :: l. marin/ afp/
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el presidente francés, Emmanuel Macron, se saludan en la entrada del Elíseo. :: l. marin/ afp

Los dirigentes francés e italiano proponen sucursales europeas en los países de donde proceden los flujos migratorios

FERNANDO ITURRIBARRÍA PARÍS.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el jefe del Gobierno italiano, Giuseppe Conte, plantearon ayer en París a la Unión Europea (UE) la creación de sucursales de las agencias comunitarias en los países africanos de donde proceden los flujos migratorios para procesar en origen las solicitudes de asilo y de acogida. Ambos mandatarios preconizaron una reforma en profundidad del sistema de Dublín para revisar el concepto de país de primera llegada, así como el refuerzo de las fronteras exteriores con inversiones masivas en el dispositivo Frontex.

Después de días de crispación diplomática entre Francia e Italia por la crisis humanitaria del buque 'Aquarius', Macron y Conte se esforzaron por rebajar la tensión entre ambos socios fundadores de la UE en su primera reunión de trabajo, que estuvo a punto de anularse por las acusaciones de «cinismo e irresponsabilidad» por parte de París a Roma.

La entrevista finalmente se celebró, después de puntualizar el Elíseo la víspera que Macron nunca pretendió ofender a los italianos, cuando el barco fletado por la ONG francesa SOS Méditerranée había navegado a solo siete kilómetros del litoral de Córcega rumbo a Valencia, puerto seguro de destino ofrecido por el Gobierno español.

«Ha habido días un poco tumultuosos pero hemos gestionado ese momento de dificultad con una gran concertación», declaró Conte en una comparecencia conjunta en el palacio del Elíseo con su anfitrión. «Con Emmanuel Macron tenemos un entendimiento perfecto. El hecho de que yo esté aquí hoy es la respuesta más elocuente», añadió el dirigente trasalpino.

Los dos gobernantes instaron a proporcionar una respuesta colectiva europea al desafío migratorio a la vista de que a la UE «le ha faltado eficacia y solidaridad», dijo Macron, en el tratamiento de la problemática. A juicio del presidente francés, la reforma debe pasar por incrementar la solidaridad con los socios de la orilla sur del Mediterráneo mediante iniciativas nuevas para las que Francia e Italia «deben asociarse con España y Alemania».

Con la aprobación de su interlocutor, Macron también abogó por «cambiar la estrategia de Dublín porque no es operativa». Este reglamento estipula que el primer país adonde llega el inmigrante tiene la responsabilidad del examen de su demanda de asilo y del seguimiento de su situación incluso cuando la solicitud se ve rechazada. «Esos países no deben pagar por su posición geográfica. También tiene que haber más solidaridad cuando esas personas se desplazan por el espacio Schengen» de libre circulación, indicó.

Respaldo a la canciller

Por su parte, Conte preconizó «un cambio de paradigma total consistente en prevenir los 'viajes de la muerte'». «Debemos reforzar a nivel europeo la relación con los países de origen y de tránsito de los migrantes», dijo. «Ha llegado la hora de pasar página», apostilló.

Macron se mostró abierto en nombre del pragmatismo a las soluciones propuestas por su huésped. Pero apuntó la necesidad de «convencer a los países que han bloqueado las reglas de solidaridad desde hace meses». Mencionó en concreto a Hungría, miembro con Polonia, República Checa y Eslovaquia del llamado Grupo de Visegrado, como ejemplo de los Estados centroeuropeos a los que hay que persuadir «para que vayan más lejos en la solidaridad».

El presidente francés aprovechó la ocasión para afirmar su apoyo a la canciller alemana Angela Merkel en el conflicto que la enfrenta con su ministro del Interior, Horst Seehofer, que quiere formar un «eje» con Austria e Italia para endurecer la política migratoria de Berlín. «Italia tiene un jefe de Gobierno, Francia tiene un jefe de Estado, Alemania tiene también una jefa de Gobierno. Si los países se ponen de acuerdo para decidir algo, ocurre a ese nivel porque son ellas y ellos quienes son responsables ante su pueblo y ante su Parlamento», aleccionó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos