Londres mantiene la esperanza de que todavía se pueda alcanzar un acuerdo

R. C. LONDRES.

El Gobierno del Reino Unido mantiene la esperanza de que unionistas y republicanos lleguen a un acuerdo en Ulster. La ministra británica para Irlanda del Norte, Karen Bradley, opinó que las «bases para lograr» un pacto de gobernabilidad entre los partidos siguen siendo válidas, aunque recordó que Londres debe estudiar qué medidas adoptará ante la ausencia de un Ejecutivo en Belfast, que permanece suspendido desde hace trece meses. Bradley indicó en un breve comunicado que la próxima semana informará al Parlamento de Westminster sobre las alternativas que maneja para solucionar la parálisis que afecta desde hace más de un año a Irlanda del Norte.

Mientras, la número dos de Sinn Féin, Michelle O'Neill, culpó a los unionistas de provocar el fin de las conversaciones y afirmó que existía un «entendimiento con el liderazgo del DUP» para sellar un pacto. «No ha sido capaz de cerrar el acuerdo. Han provocado el colapso de este proceso. Las cuestiones pendientes no van a desaparecer. Sinn Féin está ahora en contacto con ambos gobiernos (británico e irlandés) y detallaremos mañana (por hoy) nuestras posición», declaró O'Neill. El Gobierno autónomo cayó en enero de 2017 y Londres se vio obligado a convocar elecciones anticipadas en marzo, en las que el DUP y el Sinn Féin se confirmaron como los principales representantes de sus respectivas comunidades, la protestante-unionista y la católica nacionalista.

El Gobierno de May deberá tomar ahora una decisión sobre el futuro de la región, donde podría conceder más tiempo a los partidos para negociar, convocar unas nuevas elecciones autonómicas o gobernar la provincia directamente desde Londres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos