Londres espera que Theresa May defina la transición del 'brexit'

El caricaturista político Kaya Mar 
sostiene un dibujo que representa la 
votación de la ley de desconexión
de la Unión Europea. :: T. A. / AFP/
El caricaturista político Kaya Mar sostiene un dibujo que representa la votación de la ley de desconexión de la Unión Europea. :: T. A. / AFP

Los gobiernos regionales temen que el central acapare los poderes que serán devueltos desde Bruselas

ÍÑIGO GURRUCHAGA LONDRES.

La Cámara de los Comunes aprobó en la noche del lunes el proyecto de ley de Retirada de la Unión Europea, eliminando uno de los principales obstáculos para que el Gobierno británico cumpla su decisión de abandonar la UE en marzo de 2019. Los diputados conservadores y el apoyo de los unionistas de Irlanda del Norte ya sumaban suficientes escaños en favor del Ejecutivo y a ellos se unieron siete laboristas.

El proyecto de la ley del 'brexit' pasa ahora a la fase de comité, donde se debatirá línea a línea. Hay numerosas propuestas de enmienda, que pueden ser votadas de nuevo en sesiones plenarias, y el Gobierno tiene una larga y complicada tarea por delante para mantener a su grupo parlamentario tan unido como ayer. Los partidos Laborista, Liberal-Démocratas y Nacional Escocés quieren entenderse con conservadores pro-UE para derrotar al Gobierno.

Una de las pocas ganancias de Theresa May en las elecciones que convocó en junio es que, por convención establecida, la Cámara de los Lores no bloquea leyes con consecuencias fiscales o que fueron prometidas en el programa electoral del partido que gobierna. A diferencia de su predecesor, David Cameron, la actual primer ministra sí prometió en su campaña para las recientes elecciones la implementación legal del 'brexit'.

Hay resistencia entre los lores a la marcha de la UE, pero pocos podrían negar que la ley del 'brexit' es necesaria si debe cumplirse la voluntad mayoritaria expresada por los británicos en el referéndum de 2016. La salida de la UE genera enormes vacíos en áreas de la ley doméstica afectadas por cuatro décadas de legislación y normas europeas. Esta ley del 'brexit' entraría en vigor en el momento de la salida e incorpora a la futura ley británica ese acervo europeo.

Los gobiernos regionales se quejan porque temen que Londres acapare poderes devueltos por Bruselas en el momento de la separación. Y hay una queja más extendida sobre lo que en el lenguaje desabrido que han producido la polémica europea en Reino Unido y las redes sociales en internet se ha bautizado como «el fin de la democracia». Es al menos una exageración.

Hay que modificar miles de leyes en las que se mencionan entes europeos o cuestiones técnicas que ya no tendrán sentido cuando Reino Unido esté fuera de la UE. La ley del 'brexit' da al Gobierno la autoridad para modificarlas cuando son cosas menores y solo para hacer posible la salida de la UE, y el Ejecutivo ha prometido que será cuidadoso en ese proceso. Pero la oposición no se fía del Gobierno ni de Theresa May.

Tras un verano sin golpe palaciego contra ella, la líder británica ha celebrado el voto unido de su grupo por la ley del 'brexit'. Su Gobierno sigue publicando documentos que describen una futura relación armónica y estrecha con la UE. El día 21 pronunciará un discurso anunciado con trompetas y timbales sobre el 'brexit' que quiere y sobre la transición necesaria. Y en la primera semana de octubre irá a la conferencia anual del partido 'tory', que ya no la ve como su gran salvadora.

Fotos

Vídeos