De Litvinenko a Kaspárov

R. M. MAÑUECO MOSCÚ.

Ocho años en «régimen severo», igual que Belij, es lo que tendrá que pasar en la cárcel el exministro de Economía Alexéi Uliukáyev por soborno, según la sentencia dada a conocer en diciembre. Se declara inocente y «víctima» de una maquinación del presidente de la petrolera Rosneft, Ígor Sechin, hombre muy próximo a Putin. A Uliukáyev también se le catalogó como uno de los «liberales» dentro del Gobierno. Puso impedimentos a la compra de Bashneft por parte de Rosneft y se permitió hacer pronósticos sombríos sobre la economía rusa.

No son pocos quienes se dejaron la vida en su labor de oposición, personas como el espía del KGB arrepentido y huido, Alexánder Litvinenko, asesinado en Londres con polonio, la periodista Anna Politkóvskaya, o el exministro, gobernador y diputado Borís Nemtsov. Ambos acribillados a tiros en Moscú.

La lista de exiliados es también enorme. El excampeón mundial de ajedrez Gari Kaspárov es uno de los ejemplos más llamativos por la virulenta campaña de acoso que el poder lanzó contra él. También el que fue consejero presidencial Andrei Illariónov, el politólogo Andréi Piontkovski y los economistas Serguéi Guríev, que fue consejero del Gobierno y director de la Escuela de Economía de Moscú, y Serguéi Aleksáshenko, ex subdirector del Banco Central de Rusia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos