Lima acoge una deslucida Cumbre de las Américas

Las ausencias de Trump y Maduro y el asesinato de tres periodistas en la frontera de Colombia ensombrecen una cita centrada en la corrupción

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

La octava Cumbre de las Américas que ayer y hoy debía reunir a los 35 mandatarios del continente en Lima no se recordará precisamente como un éxito. Y tampoco se prevé que concluya mucho mejor. La lucha contra la corrupción y la gobernabilidad en la región son los temas centrales de esta reunión ensombrecida por el desaire de Donald Trump al no acudir a su primera cita con sus pares del continente; la negativa del Gobierno peruano a recibir a Nicolás Maduro por la delicada situación en Venezuela; la reciente salida forzada del poder en Perú de Pedro Pablo Kuzcinsky por corrupción, acusación que salpica a los mandatarios de Argentina, Brasil, Colombia, Guatemala y Panamá, entre otros; y, finalmente, la retirada anticipada de Lenin Moreno al conocerse la noticia de que tres periodistas ecuatorianos fueron asesinados en la frontera colombiana.

Analistas de izquierda hablan de fracaso del «eje neoliberal» y definen el encuentro como el «mundo al revés», pues se preguntan cómo es posible que debatan sobre corrupción los mismos dirigentes abiertamente cuestionados por irregularidades. Las opiniones desde la derecha prefieren centrarse en la necesidad de cambios en Venezuela.

Además de las actividades oficiales, que comenzaron con la llegada de los presidentes -solo 9 acuden a la capital peruana- y terminarán hoy con la foto de familia y la presentación de la Declaración de Lima, durante la semana se desarrolló la llamada Cumbre de los Pueblos, en la que activistas sociales pro y contra Venezuela y Cuba protagonizaron las jornadas de debates. En esos encuentros Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), fue abucheado y criticado por las delegaciones de estos dos países.

Se esperaba la llegada de Raúl Castro a la que es su segunda y última cumbre. En la primera, la de Panamá en 2015, fue la estrella junto con Barack Obama, pues ambos se encontraron después de que en 2014 anunciaron el comienzo del proceso para normalizar relaciones.

Disidentes de las FARC

El grave suceso de la frontera colombiana se sumó al ambiente triste del foro. El presidente de Ecuador, Lenin Moreno, que había decidido regresar a su país, confirmó a mediodía que los tres trabajadores del diario ecuatoriano 'El Comercio' -el informador Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra-, secuestrados el 26 de marzo mientras preparaban un reportaje en la frontera con Colombia, murieron asesinados. La zona ha sufrido en los últimos meses varios ataques de disidentes de las FARC.

Moreno, que había dado un plazo de doce horas a los secuestradores para que aportaran pruebas de vida de los tres retenidos, ofreció una recompensa de 100.000 dólares (81.000 euros) por cualquier información que condujera a la captura de la banda de 'El Guacho' , también llamada Frente Oliver Sinisterra, un remanente de la antigua guerrilla colombiana de las FARC.

«Nunca tuvieron intención de entregarlos vivos», acusó el presidente Moreno, que anunció el despliegue de unidades policiales de elite y de las Fuerzas Armadas. «Estamos de luto (...) pero no vamos a dejarnos amedrentar», dijo el mandatario ecuatoriano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos