Kuczynski maniobra a la desesperada

Seguidores de Keiko Fujimori protestan durante su declaración ante la Justicia. :: Mariana Bazo / reuters/
Seguidores de Keiko Fujimori protestan durante su declaración ante la Justicia. :: Mariana Bazo / reuters

El presidente anuncia un «gabinete de reconciliación» para frenar las deserciones en sus filas provocadas por el indulto a Fujimori

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

Pedro Pablo Kuczynski hace oídos sordos a los miles de manifestantes que en las calles reclaman la revocación del indulto a Alberto Fujimori y a las renuncias de, por ahora, dos ministros, tres congresistas, ocho altos funcionarios y diez periodistas de los canales oficiales, disconformes con la medida de gracia otorgada a su antecesor. El presidente peruano, que mantuvo la jefatura del Estado gracias a un acuerdo político con el fujimorismo, se enroca y anuncia la configuración de un nuevo Ejecutivo.

PPK nombró en la noche del miércoles a Vicente Romero como nuevo ministro de Interior después de la deserción de Carlos Basombrío. En su cuenta de Twitter, el presidente informó de que trabaja con la primera ministra, Mercedes Aráoz, para completar «el nuevo gabinete de la reconciliación». «Muy pronto habrá novedades», manifestó.

Aráoz completó la información de Kuczynski e informó de que «algunos ministros han dado un paso al costado, no quisiera pasar sin agradecerles. Siempre es una difícil decisión». Ella ratificó su apoyo a su jefe y a la decisión de excarcelar a 'El Chino' pese a haber cumplido solo ocho de los 25 años de condena que le fueron impuestos por matanzas cometidas por paramilitares durante su mandato.

Sin embargo, la primera ministra rechazó haber participado en las negociaciones con el clan Fujimori. «Ni yo, ni ningún miembro de mi gabinete o de la bancada oficialista ha tendido nada que ver con el indulto humanitario durante la moción de vacancia. Nuestro esfuerzo fue defender que no se diera una vacancia sin el debido proceso», indicó. Verdadero o falso, lo cierto es que una de las novedades del nuevo equipo ministerial que encabezará puede ser un congresista del partido fujimorista Fuerza Popular.

El mensaje de la llegada de un nuevo tiempo de reconciliación fue extendido mediante las palabras de Salvador Heresi, uno de los portavoces del partido gubernamental Peruanos Por el Kambio. «Hay un sector político que todos conocemos que está en contra del indulto, que es antifujimorista». Pero, en su opinión, «la idea es construir un centro democrático que involucre a todas las fuerzas que creen en la Constitución para armar un Gabinete de ancha base, en ese esfuerzo está el jefe de Estado».

Aumentan las protestas

No obstante, este teoría no parece tener adeptos entre los peruanos. Las protestas, lejos de calmarse, se exacerban y a ellas se suman nuevos actores. El partido Alianza Para el Progreso (APP) rechaza también el indulto y ayer expresó la «decepción e impotencia» ante el «pacto infame» entre Kuczynski y el fujimorismo para «dejar impune» a quien cometió delitos y crímenes que «hoy de manera insultante» sólo se califican de «excesos» y «errores».

Además de en el oficialista, también se ha declarado una guerra abierta en el seno de la familia Fujimori. Ayer, Keiko, la hija mayor que lidera el partido que fundó su padre, se presentó por sexta vez a declarar ante la Fiscalía por los supuestos sobornos que recibió entre 2006 y 2011 de la constructora brasileña Oderbrecht.

Mientras, su hermano Kenji, que urdió la alianza Kuczynski para encarcelar a su padre y en este momento el ojito derecho del patriarca del clan, ya ha pedido cabezas de dos de lo s más estrechos colaboradores de su hermana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos