Keiko prepara su estrategia para mantener el poder en el partido

M. L. G. LA HABANA.

La componenda política para beneficiar con el indulto a Alberto Fujimori plantea dudas sobre el futuro del 'fujimorismo', que con el partido Fuerza Popular (FP) ostenta la mayoría absoluta en el Congreso, 71 diputados de 130. La líder del partido es Keiko, pero la negociación para conceder la medida de gracia a su padre ha abierto un cisma en el movimiento. Paradójicamente, la liberación de su creador puede afectar incluso a la armonía dentro del clan familiar. Como todo queda en casa, el padre, la hija mayor, Keiko, y el hijo menor, Kenji, estarían preparando sus estrategias.

Varios analistas afirman que con Fujimori en libertad su liderazgo sería cuestionado, bien por él o por su hijo Kenji, congresista que lo apoyó en la negociación para mantener a Pedro Pablo Kuczyinski en la presidencia. El exministro del Interior, Fernando Rospigliosi, afirmó que los enfrentamientos entre Keiko y Kenji han sido muy «obvios» y «públicos», pues ella «hace una crítica muy fuerte del Gobierno» y ellos tienden a respaldarlo, «así que es muy difícil conciliar esas dos cosas».

El dilema de Keiko como presidenta del partido es sancionar a los diputados disidentes o perdonarlos en aras de la unidad, con lo que, según Rospigliosi, «Kenji va a seguir haciendo lo que le parece». Posiblemente opte por mantener el poder, aunque deba enfrentarse a su padre y a Kenji.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos