La justicia británica frena una iniciativa para procesar a Blair por la invasión de Irak

LOURDES GÓMEZ LONDRES.

El Alto Tribunal de Inglaterra y Gales ha bloqueado la última iniciativa para procesar a Tony Blair en relación con la invasión de Irak de 2003. El juez de mayor rango del Reino Unido, lord Thomas de Cwmgiedd, negó ayer permiso a un militar iraquí para continuar con su querella privada contra el exprimer ministro. Le acusa de un acto de agresión al invadir el país y derrocar al presidente Sadam Husein, pero el delito de agresión no existe en la jurisprudencia británica, según ratifica lord Thomas en la sentencia emitida en consenso con el juez Duncan Ouseley.

El general Abdulwaheed Shannan al-Rabbat, que fue jefe del Estado Mayor del Ejército iraquí, pretendía sentar en el banquillo a Blair y al entonces ministro de Exteriores, Jack Straw, entre otros altos cargos del Gobierno laborista en los meses previos a la invasión de Irak. El caso fue desestimado en primera instancia el pasado noviembre en una decisión corroborada ayer por lord Thomas, quien además negó la venia para apelar al Supremo.

En el trasfondo está una sentencia de 2006 de la Cámara de los Lores que confirmaba que el delito de agresión en relación con la guerra de Irak no existe en la legislación británica. Los jueces lores fueron sustituidos por el Supremo en 2009 como Tribunal de máxima instancia y sus fallos son en principio vinculantes. «Decidieron por unanimidad que, en el contexto de la invasión de Irak, aunque hay un crimen de agresión bajo la Ley Internacional, no existe tal crimen en la legislación de Inglaterra y Gales», apuntan ambos jueces.

Informe Chilcott

Michael Mansfield, el reputado abogado que representó al militar, basó en parte sus argumentos en el informe Chilcott sobre Irak, que critica la gestión y honestidad de Blair sobre la guerra. «Sadam Hussein no representaba una amenaza inmediata para los intereses de Reino Unido... la invasión no fue necesaria y tuvo lugar sin la autoridad del Consejo de Seguridad de la ONU», resumen los jueces del mismo informe.

Mansfield recordó también que los crímenes de la II Guerra Mundial se juzgaron en Nuremberg y alegó que, ante la imposibilidad de elevar la demanda contra Blair ante un tribunal internacional, «es un deber» que ahora corresponde a los «juzgados británicos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos