El juicio sobre el avión abatido en Ucrania tendrá lugar en Holanda

Expertos internacionales analizaron los restos del aparato malasio. :: SERGEI KARPUKHIN / REUTERS/
Expertos internacionales analizaron los restos del aparato malasio. :: SERGEI KARPUKHIN / REUTERS

La investigación conjunta determinó que el aparato malasio con 298 pasajeros fue derribado por un misil lanzado desde la zona prorrusa

RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ.

El presidente ucraniano, Piotr Poroshenko, apoyó ayer la decisión tomada por los países que forman parte del equipo de investigación conjunto -que analizó el derribo del vuelo MH17 de Malaysia Airlines con un misil, el 17 de julio de 2014 en el este de Ucrania, de encargar a Holanda que acometa el enjuiciamiento de los responsables, aún sin imputar formalmente y cuya identidad no ha sido dada a conocer. Aquella tragedia costó la vida a 298 personas de una decena de Estados

El informe asegura que el Boeing 777 de Malaysia Airlines, que volaba desde Ámsterdam a Kuala Lumpur, fue alcanzado por un misil cuando atravesaba a gran altura la región separatista ucraniana de Donetsk. En el documento se subraya que el cohete era de fabricación rusa y también el sistema antiaéreo 'Buk' que lo disparó desde las inmediaciones del poblado de Pervomaisk, zona entonces y ahora bajo control de las milicias separatistas prorrusas. Las últimas investigaciones han llevado incluso a establecer quién era el jefe de la dotación de la lanzadera y a qué destacamento del Ejército ruso pertenecía. Al parecer, creyeron que se trataba de un avión de transporte de tropas ucraniano.

Veto de Moscú

Pero tanto los rebeldes como Rusia niegan tener nada que ver con la catástrofe. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas intentó crear un tribunal internacional sobre el caso del MH17, pero Moscú lo impidió, como recordó ayer Poroshenko a través de un comunicado. Según sus palabras, «Ucrania prestará su colaboración y máxima ayuda a Holanda» para esclarecer hasta el final lo sucedido y castigar a los culpables.

Ucrania y cuatro de los países más afectados -Holanda (192 víctimas), Malasia (44) y Australia (27) y Bélgica- creen que los sospechosos deberían ser procesados en Países Bajos «con la cooperación y el apoyo de la comunidad internacional», decía ayer el comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Amsterdam. En la nota se señalaba además que en el juicio «podrán estar representados todos los afectados».

Según el ministro de Exteriores holandés, Bert Koenders, «estamos viendo todavía una gran cantidad de desinformación e intentos de desacreditar la investigación, pero, pese a ello, se han logrado importantes resultados». Hay dudas, no obstante, en cuanto a la posibilidad de que, una vez se hagan públicos los nombres de quienes deberán sentarse en el banquillo, se logre su extradición desde Rusia o desde las regiones separatistas del este de Ucrania.

Robby Oehler, pariente de uno de los que murieron en la catástrofe, afirmó el año pasado que los familiares están siendo informados de los detalles del ataque. «Nos dijeron cómo fue transportado el sistema 'Buk' y cómo las escuchas telefónicas y grabaciones les hicieron llegar a esa conclusión». Oehler sostiene que les han dicho que hay cien personas implicadas en el derribo del aparato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos