Italia podría dar visados para que los migrantes pasen a otros países

Un grupo de inmigrantes desembarca en el puerto italiano de Catania. :: antonio parrinello/ reuters

Roma busca reducir la presión de los centros de acogida, que este año ya han recibido a 93.000 personas

DARÍO MENOR ROMA.

La 'opción nuclear'. Con este llamativo apelativo se refería hace unos días 'The Times' al plan barajado por el Gobierno de Roma para conceder visados temporales válidos para viajar por Europa a los inmigrantes desembarcados en los puertos italianos. El diario londinense adelantaba incluso que podrían ser 200.000 los permisos que el Ejecutivo de Paolo Gentiloni piensa expedir para conseguir así reducir la presión de los centros de acogida, al borde de su capacidad después de que hayan llegado al país en lo que llevamos de año más de 93.000 personas tras ser socorridas en el Mediterráneo central. Desde enero de 2015 son más de 428.000 los desembarcados. Gentiloni activaría la 'opción nuclear' harto de que no sean respondidas las peticiones a sus socios europeos para que arrimen el hombro.

El Gobierno italiano no ha confirmado la cifra, pero sí que baraja la opción. Si finalmente optara por esta vía, que ya levanta ampollas en otras capitales europeas, Roma echaría mano de un procedente: lo ocurrido tras la llegada masiva de refugiados debido a la Guerra de los Balcanes. Para hacer frente a aquella crisis, Bruselas aprobó una directiva que preveía la distribución de los desplazados entre los países miembros, de manera que los esfuerzos estuvieran equilibrados entre las distintas naciones europeas.

Redistribución

El principio es similar al plan para redistribuir a los inmigrantes aprobado por la UE en mayo de 2015, pero que ha resultado un fracaso. Roma lograría de forma práctica con los visados temporales lo que no logró el programa de hace dos años.

«No aceptamos convertirnos en el centro de acogida europeo, ni sentirnos culpables porque salvamos a las personas», comentó el viceministro de Exteriores, Mario Giro, subrayando que «es responsabilidad de todos» los miembros de la UE responder a esta crisis. En una entrevista con el diario 'Il Manifesto', aseguró que si los países europeos rechazan a los inmigrantes a los que Italia conceda un visado, «entonces asumirán ellos su responsabilidad de hacer saltar Schengen», en referencia al acuerdo que permite la libre circulación de personas en el Viejo Continente.

La idea de Italia de conceder visados a los inmigrantes es la segunda amenaza en poco tiempo, pues hace tres semanas coqueteó con la idea de cerrar los puertos a los barcos de la ONG que salvan a estas personas en el Mediterráneo, aunque al final la descartó. Austria parece haberse tomado en serio el asunto de los permisos para salir de territorio italiano, ya que el ministro del Interior, Wolfgang Sobotka, comentó que si aumenta el número de «migrantes ilegales» que tratan de acceder al país, «en 24 horas podemos cerrar la frontera y realizar con nuestros soldados severos controles».

Fotos

Vídeos