'Irma' desata toda su furia

'Irma' desata toda su furia

El devastador huracán arrasa Los Cayos y deja atrás las tres primeras víctimas en el Estado de Florida

E. CORREA

Nueva York. 'Irma' continuó ayer con su avance imparable y devastador. El Estado de Florida recibió de madrugada el brutal impacto del ojo del ciclón sobre el archipiélago de los Cayos, con vientos de hasta 215 kilómetros por hora, y dejó atrás las tres primeras víctimas mortales en Estados Unidos. Más de 6,3 millones de personas fueron evacuadas de Miami y más de 54.000 residentes buscaron techo en los 385 refugios públicos habilitados para evitar una catástrofe en Florida. Las marejada ciclónica causó graves inundaciones en numerosos puntos de la costa.

El Centro Nacional de Huracanes estadounidense (NHC, por sus siglas en inglés) indicó ayer que el ciclón se había reforzado hasta ser de categoría 4 y que seguía su avance hacia el sur de Florida. Se esperaba que entrara por Miami pero al final lo hizo por el suoreste de la península. Azotados por ráfagas de más de doscientos kilómetros por hora y bajo una intensa marejada, los islotes de los Cayos quedaron en gran parte cubiertos por el mar. Tras arrasar este archipiélago e inundar el centro de Miami, el mortífero huracán se desplazó en dirección norte, donde anoche el peligro de una subida del nivel del mar de más de 4,5 metros amenazaba varias poblaciones.

La primera víctima de 'Irma' en Estados Unidos fue un hombre que falleció el sábado después de que la camioneta que conducía sufriera un accidente en el condado de Monroe, donde se encuentran los Cayos, al perder el control del vehículo debido a un golpe de viento. La camioneta trasladaba un generador cuando se salió de la carretera y chocó contra un árbol arrastrado por el huracán.

El alguacil del condado de Monroe, Rick Ramsay, dijo que tuvieron que esperar a que amainaran los vientos para poder recuperar el cadáver. Otras dos personas perdieron ayer la vida en otro accidente en el condado de Hardee, en el interior de Florida. La Patrulla de Carreteras indicó que se trató de un choque frontal cuando las intensas rachas del ciclón arreciaban en la zona.

El trayecto de Irma cambió ligeramente a lo largo del día y se inclinó más hacia la costa oeste que hacia la costa atlántica, pero el ciclón es tan ancho que desató destructoras tormentas en ambos lados. «La amenaza de grandes inundaciones causadas por las olas en las costas este y oeste de Florida ha aumentado», advertía ayer el gobernador Rick Scott. En las dos costas se activó el aviso de marejada ciclónica.

El Centro Nacional de Huracanes pidió no salir a las calles después de que pase el ojo del ciclón, pues los «vientos peligrosos volverán muy rápidamente» cuando el centro de la tormenta se aleje. Las rachas provocadas por el huracán se extendieron hasta 130 kilómetros desde el centro de 'Irma' y las ráfagas azotaban en una distancia de hasta 350 kilómetros, mucho más del ancho de Florida. También ser registraron tornados y las acumulaciones de agua causaron graves inundaciones por la tarde en el sur de la península.

Ciudades a oscuras

Las imágenes de televisión mostraban a última hora de ayer cómo el mar se tragaba a lengüetazos paseos costeros de Miami y cubría los coches aparcados. «La marejada está pasando por encima de las barreras del mar», contaba un hombre de 51 años que se resguardaba de la tormenta en su apartamento con vistas al mar. «El muelle que está frente a mi casa ha desaparecido», explicaba a una cadena de televisión. Dos grúas de construcción que cayeron arrastradas por el viento colapsaron el centro de Miami.

«Puede cubrir su casa pero no sobrevivirá a la subida de las aguas. Si le han ordenado evacuar, debe irse ahora», alertaban ayer las autoridades a la población. La turística Miami Beach parecía una «ciudad fantasma», según el alcalde de esta localidad costera de casi 100.000 habitantes, Phil Levine, quien calificó a 'Irma' de «huracán nuclear». «Lo que nos preocupa principalmente es la marea de la tormenta», dijo a la cadena CNN. El aumento del nivel del mar, que podría alcanzar los 4,5 metros en el extremo suroeste de la península de Florida, podría anegar ciudades como Naples, Fort Myers o Marco Island.

El poderoso huracán dejó además sin suministro eléctrico a más de 800.000 clientes en el Estado de Florida, lo que equivale al 8% del total, según las autoridades. El condado más afectado fue Monroe, donde se asientan los Cayos y una parte de la costa del suroeste, en la que el 76% de los hogares se quedaron sin suministro de electricidad cuando 'Irma' estaba golpeando la zona con sus vientos máximos. Otro de los condados a los que el ciclón dejó a oscuras fue el de Miami-Dade, el más poblado del Florida, con casi medio millón de hogares sin suministro eléctrico, el 42% del total.

El devastador paso del ciclón afectará hoy al Estado de Georgia, donde 600.000 personas recibieron el aviso de que abandonen sus casas. Y en Alabama, Carolina del Norte y Carolina del Sur ha sido decretado el estado de emergencia. «El poder destructivo de esta tormenta es enorme», sentenciaba ayer el presidente Donald Trump, que anunció ayudas para las zonas afectadas, entre ellas Puerto Rico.

215 kilómetros por hora. Esa era la velocidad del huracán 'Irma' a su entrada ayer en Estados Unidos.

600 mil personas recibieron el aviso para abandonar el Estado de Georgia.

1,5 millones de personas se quedaron sin luz en Florida y zonas limítrofes.

Más

Fotos

Vídeos