Irlanda amenaza con vetar el avance del 'brexit' en la cumbre de diciembre

ÍÑIGO GURRUCHAGA CORRESPONSAL

londres. El ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Simon Coveney, insistió ayer en que el Gobierno de Dublín no aceptará que las negociaciones del 'brexit' avancen en diciembre a su segunda fase si la primera ministra británica, Theresa May, no presenta garantías de que no habrá una frontera visible entre las dos Irlandas. «Quien crea que, porque el acuerdo financiero ha sido resuelto, alguien puede poner la mano en el hombro de Irlanda y decirle que «es el momento de avanzar», se equivoca. No nos vamos a mover», decía Coveney en una entrevista publicada en el 'Evening Standard' de Londres.

Dublín plantea la posibilidad de utilizar su veto en el Consejo Europeo y Arlene Foster, ministra principal de Irlanda del Norte advierte al Gobierno irlandés de actuar «de manera temeraria en esta fase crítica» de la negociación. Londres y Dublín no quieren una frontera física en Irlanda tras la marcha británica de la UE, pero el negociador Michel Barnier ha advertido que no es posible sin que la región británica del norte se mantenga en el mercado común, que es inaceptable para los unionistas.

La tensión británico-irlandesa llega un día después de que May y el comité dedicado al 'brexit' en su Gabinete acordase la estrategia para la negociación financiera, que ha de resolverse en los próximos quince días. Medios británicos afirman que Londres contempla ofrecer 40.000 millones de euros como pago de las facturas pendientes. Pero el Gobierno no ha publicado ninguna cifra. Tampoco lo hizo cuando, hace un mes, se aireó la de 20.000 tras un discurso de May en Florencia.

Aquellos 20.000 correspondían con dos años de aportación británica al presupuesto de la UE, cuando la primera ministra sugería una transición también de dos años. No está clara la composición de la nueva cifra ni que el acuerdo en el Consejo de diciembre la exija.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos