Irak inicia el asalto al último bastión del EI en su territorio

R. C.

Las fuerzas armadas iraquíes recuperaron ayer bases militares y localidades en manos del grupo Estado Islámico (EI) en su último bastión local. La operación coincidió con los movimientos efectuados, al otro lado de la frontera, por el Ejército sirio y sus apoyos para rodear a los yihadistas.

El objetivo es asfixiar a los yihadistas en su último reducto, en el valle medio del Éufrates, que abarca desde la provincia de Deir Ezzor, en el este de Siria, hasta Al Qaim, en el oeste de Irak. Se trata del «último gran combate contra el EI», según afirmaron recientemente los generales estadounidenses de la coalición internacional que apoya a las fuerzas iraquíes contra los yihadistas.

Al amanecer, el primer ministro comandante en jefe del Ejército, Haider Al Abadi, anunció en un comunicado «el lanzamiento de la batalla para liberar Al Qaim, Rawa y los pueblos y aldeas de los alrededores» de la región de Al Anbar. A primera hora de la tarde, las fuerzas gubernamentales habían arrebatado varias bases militares al EI, incluyendo una de la fuerza aérea, al sureste de Al Qaim. La coalición afirmó que se efectuaron una quincena de bombardeos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos