El inventor danés admite que descuartizó a la periodista sueca

Madsen tras ser rescatado del naufragio del 'Nautilus'. :: reuters/
Madsen tras ser rescatado del naufragio del 'Nautilus'. :: reuters

Peter Madsen afirma ahora que Kim Wall murió intoxicada, tras lo que despiezó su cuerpo y arrojó los restos al mar

ERLANTZ GUDE

El inventor Peter Madsen, hasta ayer sospechoso del asesinato de la periodista sueca Kim Wall a bordo de su submarino en agosto, ha admitido que la descuartizó, según desveló la Policía danesa en un comunicado. Madsen, de 46 años, negaba haber mutilado el cadáver y aseguraba que la periodista murió por accidente, después de que le cayese sobre la cabeza una escotilla de 70 kilos. Decía también que luego había tirado su cadáver al mar.

Según la Policía, el inventor danés relata ahora que «Kim Wall murió tras una intoxicación por monóxido de carbono en el submarino cuando él se hallaba en el puente». Y «reconoció haberla descuartizado y dispersado las partes de su cuerpo en la bahía de Køge», a medio centenar de kilómetros al sur de Copenhague, declararon las autoridades.

El 10 de agosto, Madsen embarcó a Wall a bordo del 'UC3 Nautilus', un submarino que él mismo había diseñado y construido. La periodista independiente, de 30 años, quería escribir el perfil de este ingeniero autodidacta obsesionado por la conquista del mar y el espacio.

Madsen fue socorrido el día 11 por la mañana, antes del naufragio de su embarcación, que reconoció haber hundido. En ella no se encontraba la periodista. Al día siguiente, las autoridades reflotaron el 'Nautilus', que fue remolcado hasta Copenhague para realizar investigaciones en su interior. Después de una intensa búsqueda en el mar, el tronco decapitado y amputado de Kim Wall fue hallado el 21 de agosto por un ciclista en la bahía de Køge. A principios de este mes la Policía anunció haber encontrado también la cabeza y las piernas de la periodista en las mismas aguas.

La Policía detalló ayer que los buzos continúan la búsqueda de sus brazos, así como de los teléfonos móviles de Wall y Madsen. La acusación sostiene además desde comienzos de mes que Madsen mató a Kim Wall con la finalidad de satisfacer una fantasía sexual, para luego mutilar su cadáver.

Grabaciones de torturas

En el disco duro del ordenador instalado en su taller se encontraron filmes «fetichistas» en los que mujeres «reales» eran torturadas, decapitadas y quemadas. «Ese disco duro no me pertenece», se defendió Madsen. Las autoridades sospechan que el inventor tuvo «relaciones sexuales en circunstancias particularmente agravantes, sobre la base de 14 heridas infligidas en y alrededor de las partes genitales de Kim Wall». Esto se habría producido poco después de su muerte, indica la Policía.

En una audiencia celebrada este mes, el inventor negó haber mantenido relaciones sexuales y asegugró que sus contactos con Wall fueron meramente profesionales. Madsen, encarcelado desde el 11 de agosto, será acusado de homicidio y atentado contra la integridad de un cadáver, pero esta acusación formal se concretará una vez finalizada la investigación. El juicio se podría celebrará entre marzo y abril.

Fotos

Vídeos