EE UU imputa a doce espías rusos por atacar la campaña de Hillary Clinton

Hillary Clinton, en una imagen de archivo durante la campaña para la presidencia de EE UU. :: Carlos Barria / reuters/
Hillary Clinton, en una imagen de archivo durante la campaña para la presidencia de EE UU. :: Carlos Barria / reuters

Los acusados son militares y los cargos incluyen robo y difusión de documentos en la sede del Partido Demócrata y en las juntas electorales

CAROLINE CONEJERO NUEVA YORK.

El Departamento de Justicia de EE UU anunció la imputación de doce miembros de la Inteligencia rusa como parte de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016. Los doce acusados son militares miembros del GRU, la agencia de Inteligencia del directorio militar ruso, que actuaban como tales. Los cargos incluyen ataques cibernéticos, robo y distribución de documentos en la sede del Partido Demócrata y la campaña de Hillary Clinton así como en las juntas electorales estatales y otras organizaciones. La acusación contiene así mismo cargos de lavado de dinero, usurpación de identidad y conspiración.

Las operaciones cibernéticas se infiltraron también en los ordenadores de organizaciones de administración electoral como juntas estatales, secretarios de Estado y compañías que diseñan programas para administrar las elecciones, de donde robaron información de miles de electores y plagaron los sistemas con programas maliciosos.

Las imputaciones fueron anunciadas en el mismo momento en que el presidente de EE UU llegaba al Castillo de Windsor a la recepción con la reina Isabel II. Incidentalmente llegan dos días antes de la cumbre de Donald Trump con el presidente ruso Vladimir Putin que tendrá lugar la semana próxima en Helsinki. El jefe de la Casa Blanca fue informado de los cargos a principios de semana.

Moscú desmiente

Los atacantes tuvieron contacto con ciudadanos estadounidenses aunque la acusación de Mueller no señala actuaciones delictivas por su parte. El fiscal general adjunto Rod Rosenstein, que anunció la acusación, subrayó que no hay evidencia de que la conspiración alterara el recuento de votos o cambiara el resultado electoral. El objetivo de la operación fue tener un impacto en el proceso electoral, impacto que es materia de especulación, lo cual excede la responsabilidad del Departamento de Justicia, señaló Rosenstein.

Los 'hackers' crearon también personas digitales ficticias como 'DC Leaks' y 'Guccifer 2.0' para ocultar el origen ruso de los ataques cibernéticos y hacer públicos a partir de junio de 2016 miles de correos y documentos confidenciales. El operativo utilizó otra organización, que no se nombra explícitamente en el informe de la acusación, como mediadora para distribuir los documentos robados, que se publicaron en momentos críticos durante las elecciones.

La investigación del fiscal especial Mueller ha efectuado 20 imputaciones hasta la fecha, catorce de ellas a ciudadanos rusos. El presidente Vladímir Putin ha negado con firmeza haber conspirado para infiltrarse en el proceso electoral de EE UU.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos