Las huelgas paralizan Buenos Aires

Desalojo policial de una protesta de trabajadores del metro de Buenos Aires, ayer en un túnel del suburbano. :: efe/
Desalojo policial de una protesta de trabajadores del metro de Buenos Aires, ayer en un túnel del suburbano. :: efe

La represión policial de una movilización en el metro y la protesta nacional por los salarios sumen en el caos a la capital

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

La represión de un conflicto laboral -algo que se extiende cada día más en Argentina- derivó ayer en una huelga por tiempo indeterminado de los trabajadores de todas las líneas de metro de Buenos Aires, una decisión que provocó el caos en la capital del país. También ayer pararon los docentes de la provincia de Buenos Aires y los profesores universitarios de todo el país, ambos por 48 horas. Los universitarios amenazan además con una huelga de 72 horas la semana próxima. A su vez, los docentes, en marcha nacional, confluirán hoy en un acto en el tradicional Obelisco de Buenos Aires.

Las diversas protestas responden a la profundización del retraso en la actualización salarial. El Gobierno mantiene la oferta de un 15% de aumento para todo 2018 aun cuando la nueva perspectiva -producto de la fuerte devaluación de este mes- indica que la inflación anual podría superar el 30%. Las demandas, que se expresarán en los próximos días en otras concentraciones multitudinarias ya convocadas, se suman a las protestas que se arrastran por ajustes y despidos en otras áreas.

Los trabajadores del metro venían realizando paros intermitentes combinados con liberación de molinetes -pase gratuito para los pasajeros- en protesta por la oferta del 15% de aumento salarial en cuotas a lo largo del año. El metro es del Gobierno de la ciudad pero lo explota la empresa privada Metrovías, que recibe subsidios municipales.

Ayer solo dos de las líneas tenían previsto un paro hasta el mediodía y luego la apertura de molinetes, pero la Policía de la ciudad sitió una de las estaciones de la Línea H para forzar el movimiento de trenes conducidos por personal jerárquico. La intervención policial para boicotear la medida de fuerza desembocó en un enfrentamiento de trabajadores y agentes dentro del túnel, con disparos de balas de goma y gases lacrimógenos en la estación subterránea. Tras los choques, la Policía detuvo a 16 trabajadores, entre ellos a un dirigente. Se repitió entonces el enfrentamiento con los agentes y de inmediato, el gremio convocó a un paro por tiempo indeterminado en todas las líneas del metro hasta que los huelguistas sean liberados.

«No funcionará ni un solo subte (metro) en toda la ciudad de Buenos Aires hasta que liberen a nuestros compañeros», anunció el sindicalista Roberto Pianelli. Más tarde, los docentes de la ciudad de Buenos Aires que tenían previsto sumarse hoy al paro nacional anticiparon que irían a la huelga desde ayer mismo en el turno vespertino si los trabajadores del metro seguían presos.

Parados y despedidos

La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina realiza hoy una marcha de maestros y profesores de las provincias para confluir en el Obelisco de Buenos Aires en demanda de la convocatoria nacional para discutir salarios. Hay provincias que están sin clases en las escuelas desde hace un mes, otras en las que hay paros intermitentes. La oferta salarial en todos los casos está por debajo de la inflación prevista.

Hay además otros conflictos como el de los trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, donde se produjeron 250 despidos de profesionales y técnicos. Los trabajadores acampan en la puerta del instituto hasta el próximo viernes, cuando se sumarán a un acto de protesta de la CGT y la CTA, las dos principales centrales sindicales del país. La semana próxima será el turno de las protestas de parados y trabajadores no regularizados que arrancan el 28 de mayo en distintas provincias y pretenden llegar a la capital para un gran acto frente al Congreso el 1 de junio.

En todos los casos los trabajadores exigen aumentos salariales y rechazan la decisión del Gobierno de Mauricio Macri de acudir al Fondo Monetario Internacional para rescatar al país de una crisis aguda en el sector externo, provocada por la falta de divisas para cubrir un creciente endeudamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos