La «histórica» Europa de la Defensa echa a andar entre 23

A. LORENTE CORRESPONSAL

bruselas. Europa, necesitada de autoestima, lo vendió por todo lo alto, como en las grandes ocasiones. «Realmente es un momento histórico», zanjó a su llegada al Consejo una sonriente jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini. Y es que ayer, los ministros de Exteriores y de Defensa pusieron la primera piedra de la Europa de la Defensa, uno de los grandes proyectos de la nueva UE a 27. No obstante, fueron 23 los países que durante la ceremonia celebrada ayer firmaron la carta protocolaria que notifica su intención de sumarse a la cooperación estructurada permanente en defensa, la llamada Pesco por sus siglas en inglés. Entre ellos, España, que junto a Alemania, Francia e Italia ha liderado este proyecto. «Es un hito de la construcción europea», se felicitó la ministra española de Defensa, María Dolores de Cospedal.

La Pesco es un instrumento previsto en el Tratado de Lisboa pero que nunca había sido utilizado hasta la fecha. Lo que hace, 'grosso modo', es permitir a los países que así lo deseen poder avanzar más rápido en el desarrollo conjunto de capacidades militares o participar en operaciones. Eso sí, siempre que una mayoría cualificada de países lo avale, algo que se da por hecho tras el fuerte respaldo de 23 de los 28 Estados miembros.

Fuera, de momento, se han quedado Dinamarca, Malta, Portugal e Irlanda, aunque tendrán la puerta abierta para incorporarse siempre que cumplan la veintena de requisitos acatados por los firmantes. Es posible que alguno de estos países lo haga en la reunión de ministros de Exteriores del 11 de diciembre, cuando se tome la decisión formal, según explicaron fuentes diplomáticas.

El quinto Estado que ha decidido no sumarse es Reino Unido, cuya salida de la Unión Europea está prevista para el 29 de marzo de 2019 y que históricamente ha frenado cualquier avance en favor de la defensa europea fiándolo todo a la OTAN.

Fotos

Vídeos