«Hernández cede soberanía en Honduras por intereses económicos»

El 'Padre Melo', uno de los mayores críticos del presidente, advierte sobre las maniobras del régimen para perpetuarse

GERARDO ELORRIAGA

Todo el proceso electoral hondureño está podrido, a juicio de Ismael Moreno. Este sacerdote jesuita dirige Radio Progreso, uno de los escasos medios de comunicación críticos con el Gobierno de Juan Orlando Hernández, reelegido en los controvertidos comicios del pasado 26 de noviembre que la oposición y amplios sectores sociales rechazan y que están en revisión.

El periodista asegura que el conflicto político que sufre el país centroamericano es fruto de un proceso con ambiciosos intereses económicos: «El presidente trata de enfrentarse a la crisis económica cediendo la soberanía, a través del desprendimiento del territorio», denuncia y asegura que la creación de las 'zede' (zonas de empleo y desarrollo económico') es el objetivo de este proceso que ha conculcado la prohibición constitucional de un segundo mandato.

La creación de estas 'ciudades modelo', autónomas y abiertas a la inversión extranjera, es una pretensión de la élite hondureña que protagonizó el golpe de Estado de 2009. La iniciativa se ha mantenido, a pesar de que la Corte Suprema de Justicia llegó a invalidar su primera configuración. «Hernández defiende los intereses de la extrema derecha y ha consolidado dinámicas generadas por el levantamiento», alega el sacerdote, también conocido como el 'Padre Melo'.

El recuento de los votos fue interrumpido cuando, con el 57% escrutado, la alianza opositora iba en cabeza. Tras reanudarse el proceso, las tornas cambiaron y la Organización de Estados Americanos declaró su imposibilidad para acreditar los resultados por las irregularidades cometidas. El último balance atribuye el 42,9% de las papeletas al candidato oficialista frente al 41,3% del opositor Salvador Nasralla. «Esta situación nos conduce a una fuerte inestabilidad, al Gobierno más débil de los últimos 35 años», advirtió ayer Moreno en una videoconferencia organizada por las ONG Alboan y Entreculturas con medios españoles y predijo para el próximo año uan situación de ingobernabilidad si no se convocan nuevas elecciones con garantías.

Camino a la dictadura

Las protestas poselectorales se han cobrado ya catorce muertos. «Esta circunstancia prueba la precariedad de las instituciones hondureñas», advierte. Desde 2010, más de cien defensores de los derechos humanos y de la naturaleza han perdido la vida en esa república centroamericana, uno de los países más peligrosos del mundo, con más del 60% de la población bajo el umbral de la pobreza. «Uno de los mayores déficits que tenemos es el de la Justicia», lamenta el sacerdote y advierte que la actual senda «conduce inevitablemente a una dictadura».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos