La 'guerrera de las favelas' moviliza Brasil

Un grupo de mujeres protesta en Río de Janeiro por el asesinato de Marielle Franco. :: Mauro Pimentel / afp/
Un grupo de mujeres protesta en Río de Janeiro por el asesinato de Marielle Franco. :: Mauro Pimentel / afp

El asesinato de la concejala y activista de Río de Janeiro Marielle Franco, en el que podría estar implicada la Policía, conmociona a la sociedad

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

Los investigadores hallaron ayer el automóvil en el que presuntamente viajaban los asesinos de la concejal brasileña Marielle Franco, muerta a tiros el miércoles junto a su chófer. Mientras que los seguidores de la joven dirigente de Río de Janeiro prometen mantener movilizaciones en las calles, la investigación reveló que las balas utilizadas para perpetrar el crimen pertenecían a la Policía Federal.

El asesinato se produjo de noche, cuando la dirigente, que había estado en un encuentro de mujeres negras, se desplazaba en un automóvil por el centro de Río junto a su conductor y a una asistente. Los investigadores sospechan que al menos dos vehículos los siguieron a lo largo de un trayecto de cuatro kilómetros hasta que se colocaron en paralelo y dispararon nueve tiros contra la ventana del asiento trasero, donde viajaba ella.

Cuatro proyectiles impactaron en la cabeza de la concejal, que murió en el acto. El conductor, Anderson Gomes, que recibió dos tiros, también murió. La asesora, Fernanda Chaves, sufrió heridas leves. Fue ella la que pidió auxilio, en vano.

Chaves declaró ante la Policía durante cinco horas. Contó que iba con la concejal en el asiento trasero seleccionando fotos del móvil sobre el acto del que habían participado cuando comenzó el tiroteo. Franco cayó muerta sobre ella. La mujer tuvo que utilizar el freno de mano ya que el conductor, ya fallecido, seguía con el pie en el acelerador.

Franco era muy crítica de la intervención militar en Río de Janeiro dispuesta hace un mes por el Gobierno federal de Michel Temer. Denunciaba permanentemente los abusos policiales en los barrios más pobres y había sido designada secretaria de una comisión de observadores que pretendía supervisar la operación del Ejército.

Aunque en los dos últimos años la organización Congreso en Foco reveló que al menos 36 concejales fueron asesinados en 17 Estados de Brasil, el crimen de Franco ha provocado un estupor sin precedentes y no solo porque el asesinato ocurrió en la capital carioca, un escenario de enorme exposición, sino porque además esta mujer disfrutaba de un enorme carisma.

Activista feminista

Aún los que no la conocieron se conmueven al verla siempre sonriente en las fotografías, con el brillo en la mirada y acompañando todas las causas de derechos humanos. 'La guerrera de las favelas' pertenecía al partido izquierdista PSOL. Pero además era una feminista que reivindicaba la lucha de las mujeres negras, pobres, lesbianas y trans.

«Estamos devastados», dijo la directora de Amnistía Internacional en Brasil. «Era una guerrera. Tuve una relación cercana con ella. Era una persona admirada por nosotras, las mujeres negras que, igual que ella, venimos de las favelas y luchamos por la justicia y la dignidad».

Benedita da Silva, diputada del PT, también resaltó las cualidades de Franco y llamó la atención sobre el abrupto corte de una carrera política que pudo haber llegado a la cima. «Tenía potencial para ser diputada, senadora y hasta presidenta de la república», señaló.

Los simpatizantes de Franco se mantienen movilizados desde su muerte y prometen seguir así. «No vamos a dejar las calles hasta que este caso se resuelva», advirtió el diputado del PSOL, Marcelo Freixo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos