Un Gobierno con varios ministros por cartera al frente de Holanda

El exministro de Exteriores holandés, Bert Koenders, entrega su cartera a su sucesor, Halbe Zijlstra. /  K. W. / EFE
El exministro de Exteriores holandés, Bert Koenders, entrega su cartera a su sucesor, Halbe Zijlstra. / K. W. / EFE

Comienza el tercer mandato de Mark Rutte al frente de una coalición de cuatro partidos tras 225 días sin Ejecutivo, un récord en el país

IMANE RACHIDI LA HAYA.

Los miembros del tercer gabinete del primer ministro holandés, Mark Rutte, juraron ayer sus cargos ante el rey Guillermo Alejandro, antes de dar comienzo a una peculiar legislatura con cuatro partidos de diferentes ideologías que dividen en dos los ministerios más sensibles. Después del proceso de formación de Gobierno más largo de la historia holandesa y transcurridos siete meses de las elecciones generales, el conocido como el Gabinete de 'Rutte III' tomaron posesión.

La ceremonia tuvo lugar en el Palacio de Noordeinde, en La Haya, y fue la primera en la que Guillermo atendía el juramento de todo un gabinete porque 'Rutte II' tomó posesión en 2012, cuando la reina Beatriz era todavía jefa de Estado. Fue una ceremonia sencilla y corta, los miembros del nuevo Ejecutivo juraron lealtad al rey y a la Constitución y prometieron no dejarse sobornar durante el ejercicio de sus labores como ministros.

En el nuevo Gabinete holandés hay seis ministros del partido liberal VVD, cuatro de Llamada Democristiana, cuatro progresistas de D66 y dos de Unión Cristiana, y en total son cuatro ministros más que la anterior legislatura, porque todas las formaciones tuvieron que garantizar su presencia en la mayoría de los ministerios.

Mayoría ajustada

También hay tres viceprimer ministros, que trabajarán codo con codo con Rutte. Los ministerios clave estarán dirigidos por dos ministros a la vez, de distintos partidos, como es el caso de Asuntos Exteriores, a cargo de un liberal, pero también de una progresista, Sigrid Kaag, como ministra de la subdivisión de Comercio Exterior y Cooperación al Desarrollo. Educación se divide, por una parte, en Estudios de Primaria y Secundaria y, por otra, en Ciencia y Cultura, mientras que el Ministerio de Seguridad y Justicia contará con la subdivisión de Protección Legal. En aras de repartir cargos, en Sanidad se integra la subárea de Atención Médica.

El juramento puso fin al proceso de formación del Gobierno, que marcó el récord de 225 días desde las elecciones del 15 de marzo. Por otra parte, la nueva coalición dispone de una mayoría muy ajustada en el Parlamento, con 76 diputados de un total de 150, lo que le permite gobernar aunque no con toda la estabilidad necesaria.

De hecho, la oposición parlamentaria ya intentó paralizar sin éxito el nuevo Ejecutivo pidiendo frenar el nombramiento de Ferdinand Grapperhaus como ministro de Seguridad porque en su blog personal opinó contra la ley que permite la retirada de la nacionalidad a los yihadistas.

El ultraderechista Geert Wilders, líder del PVV consideró que el ahora ministro es «un peligro para la seguridad nacional», porque escribió que «no se debe revocar la ciudadanía a un yihadista, sino que se le debe permitir que regrese» para rendir cuentas ante la Justicia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos