El Gobierno italiano se hace esperar

El presidente italiano, Sergio Mattarella, estrecha la mano de Matteo Salvini al recibirlo en el Quirinal. :: PAOLO GIA / efe/
El presidente italiano, Sergio Mattarella, estrecha la mano de Matteo Salvini al recibirlo en el Quirinal. :: PAOLO GIA / efe

El Movimiento 5 Estrellas y la Liga no cierran su pacto y piden más tiempo a Mattarella para seguir negociando

DARÍO MENOR CORRESPONSAL ROMA.

Matteo Salvini agarró los dos micrófonos del atril de la sala de prensa del Palacio del Quirinal y antes de dar un profundo suspiro, dijo: «Estamos haciendo un esfuerzo enorme». La imagen del líder de la Liga tras reunirse ayer con el presidente de la República, Sergio Mattarella, era la mejor representación de las dificultades por las que pasan las negociaciones entre su partido y el Movimiento 5 Estrellas (M5E) para intentar formar un Gobierno en Italia. Aunque tanto Salvini como Luigi di Maio, su homólogo en el M5E, aseguraban antes que el acuerdo estaba casi hecho, los dos se presentaron con las manos vacías ante el jefe de Estado: no han cerrado el contrato que debe servir de guía al Ejecutivo ni tampoco se han puesto de acuerdo en el nombre de quién presidirá el próximo Gabinete. Los dos coincidieron, eso sí, en seguir intentándolo y le pidieron a Mattarella unos días más, sin pillarse los dedos poniendo un plazo preciso.

Uno de los puntos en el que las posiciones están lejanas es el de la inmigración. Aunque ambas formaciones coinciden en que hay que poner fin a la llegada masiva de extranjeros desde el norte de África, la postura de la Liga es más radical. De hecho fue el discurso xenófobo el que catapultó a Salvini en las elecciones legislativas del 4 de marzo. «Debemos tener las manos libres para proteger la seguridad de los ciudadanos y acabar con el negocio» que, a su juicio, se desarrolla en torno a los inmigrantes. «Me niego a pensar en el enésimo verano de desembarcos», destacó el líder de la Liga.

La experiencia alemana

Uno de los mejores conocedores de los puntos de acuerdo y de fricción entre los programas de estos dos partidos euroescépticos es Giacinto della Cananea, profesor de Derecho Administrativo Europeo en la Universidad Tor Vergata de Roma. A él le encargo Di Maio que elaborara el borrador del contrato de Gobierno con el que el M5E y la Liga trabajan, basándose en las experiencias de este tipo en Alemania desde los años 60. «Hay diversas áreas de convergencia, partiendo de la puesta del cambio político en el centro del debate. También está la lucha contra la corrupción o la consideración de que los márgenes de presupuesto fijados por la UE son demasiado restrictivos. Las dos fuerzas políticas piden más libertad al Gobierno nacional para decidir qué hacer en el país», explicó Della Cananea en un encuentro con corresponsales extranjeros.

El experto consideró que además de con la inmigración, las divergencias también se dan en las mayores promesas electorales de cada fuerza política. El M5E propone una renta mínima de ciudadanía, mientras que la Liga quiere simplificar el sistema fiscal para dejar una tasa única para todos los contribuyentes. «Son medidas con consecuencias de tipo financiero para las que hace falta llegar a una mayor negociación». Della Cananea se mostró convencido de que Di Maio y Salvini pueden alcanzar a un acuerdo de Gobierno, en parte porque la alternativa de volver a las urnas, en su opinión, no garantiza un escenario más favorable. «Estudiamos lo sucedido en España y vimos que hubo pocos cambios en la reciente repetición electoral», señaló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos