Las familias de los tripulantes del 'ARA San Juan' pierden la esperanza

M. VALENTE

buenos aires. «No hay ningún rastro», confirmó ayer el portavoz de la Armada argentina, Enrique Balbi, y todas las expectativas se desplomaron una vez más. La búsqueda del submarino 'ARA San Juan', desaparecido desde el día 15 con 44 tripulantes, es infructuosa a pesar de que en la operación por aire y por mar participa una docena de países.

Balbi descartó «ningún tipo de contacto» con el sumergible y disparó la desesperanza entre los familiares, alarmados por la posible falta de oxígeno al cumplirse una semana de presunta inmersión. Horas antes, se había encendido un luz para ellos gracias a una versión difundida por una cadena de noticias de Estados Unidos, que reveló que se habían captado «posibles ruidos» de la nave en la zona de búsqueda. El portavoz lo desmintió al asegurar que todas las pistas «fueron descartadas». Anomalías magnéticas, ruidos y manchas infrarrojas fueron analizados «sin alcanzar resultados favorables», informó. También se desechó la vinculación con la nave de bengalas encontradas en el área.

El marino explicó que la franja del mar Argentino que acoge el operativos tiene mil kilómetros de largo por quinientos de ancho. Ya fue explorada por el aire, pero todavía no pudo ser recorrida por mar debido a las malas condiciones meteorológicas hasta el martes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos