El fallo siembra más discordia en Bosnia

NEDIM HASIC

La cadena perpetua dictada ayer contra el exlíder militar serbobosnio Ratko Mladic por crímenes de lesa humanidad y genocidio ha generado discordia en Bosnia. Mientras familiares de víctimas y supervivientes musulmanes celebran la sentencia, los serbobonios lamentan la condena a un «héroe». El Gobierno croata consideró «adecuado» el fallo, aunque lamentó que Mladic no fuera juzgado también por supuestos crímenes perpetrados en Croacia.

Numerosos familiares de las víctimas de la matanza en Srebrenica siguieron juntos la última sesión del juicio y, al conocerse la resolución del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), derramaron «lágrimas de alegría». Así lo describió Camil Durakovic, exalcalde de Srebrenica y superviviente del genocidio. Durakovic mostró su satisfacción por que «la persona más responsable, el comandante militar, haya recibido una cadena perpetua por los crímenes que causó directamente, siguiendo instrucciones políticas». Dijo estar «contento» con el fallo, «aunque ha sido la última posibilidad de que se declare el genocidio en otras zonas» donde se cometieron matanzas. El exregidor indicó que ya es «irrefutable» lo que ocurrió en Srebrenica, y espera que «la región entienda finalmente que tales hechos no se pueden negar».

Bosnia-Herzegovina cuenta con una estructura estatal muy compleja, fruto de las negociaciones de paz, que establece un débil poder central y un ente autónomo serbio y otro común de musulmanes y croatas. Así es muy distinta es la visión de los serbobosnios, entre quienes muchos reconocen que en Srebrenica se cometió una matanza, pero no un genocidio, y consideran a Mladic un héroe que defendió a su pueblo. El presidente de la entidad serbia, Milorad Dodik, calificó de «héroe» a Mladic y destacó que «a personas como él no las juzga un tribunal, sino la historia». Dodik tachó al TPIY de «antiserbio».

El representante serbio de la Presidencia bosnia, Mladen Ivanic, declaró que el TPIY «ha traído desconfianza en lugar de confianza y, en vez de reconciliación, provocará nuevos conflictos políticos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos