Europa sufre los estragos de Eleanor

Imagen del tren descarrilado en el cantón de Berna a causa de un fuerte golpe de viento, y que dejó ocho heridos, en su mayoría leves. :: AFP/
Imagen del tren descarrilado en el cantón de Berna a causa de un fuerte golpe de viento, y que dejó ocho heridos, en su mayoría leves. :: AFP

La tormenta, que afectó al tráfico aéreo y al suministro eléctrico, deja un muerto en Francia y dos trenes descarrilados

ERLANTZ GUDE

La tormenta invernal Eleanor barrió ayer varios países de Europa occiental con fuertes vientos que causaron un muerto, obligaron a parar el tráfico aéreo y de ferrocarril, y dejaron a miles de personas sin electricidad. Concretamente, un joven esquiador murió al caerle encima un árbol en Morillon, en los Alpes, y otras quince personas resultaron heridas en el resto del país.

Los aeropuertos de Estrasburgo y Basilea-Mulhouse estuvieron cerrados por la mañana durante dos horas y media por los potentes vientos, que provocaron retrasos en los aeródromos de París, así como el desvío de varios aviones que tendrían que haber aterrizado allí. En el aeropuerto Charles de Gaulle, el 60% de las salidas sufrieron retrasos, así como un tercio de las llegadas. Por otro lado, 225.000 viviendas no disponían de corriente eléctrica a primera hora de la tarde en el norte de Francia. Y la torre Eiffel permaneció clausurada durante la mañana y parte de la tarde.

Suiza también padeció el azote de Eleanor. En el cantón de Berna resultaron heridas ocho personas, en su mayoría de carácter leve, al descarrilar un tren por un contundente golpe de viento. En el cantón de Lucerna, una persona sufrió cortes en la cara cuando estalló el parabrisas de su coche por el impacto de la tormenta y en Neuchâtel dos personas mayores sufrieron caídas. Los aeropuertos de Ginebra y de Zúrich registraron retrasos y algunas suspensiones.

El Instituto para la Nieve y la Investigación de Avalanchas habló de situación «crítica» en las montañas. Por el viento, que aumenta las temperaturas, en combinación con las nevadas, el ente esperaba «avalanchas grandes y espontáneas» en los próximos días, siendo hoy la jornada más peligrosa.

En Alemania, un tren con unos setenta pasajeros descarriló parcialmente en el Estado de Renania del Norte-Westfalia, sin que hubiese heridos, tras chocar con un árbol arrancado por la tormenta. También el tráfico aéreo se vio afectado y en el aeropuerto de Fráncfort se redujo el ritmo de aterrizajes.

Rumbo Córcega y Austria

En Reino Unido, la lluvia y la crecida de las aguas obligó a cerrar la barrera del río Támesis, que protege de inundaciones a Londres. Según las autoridades, los vientos provocaron el desplome de líneas eléctricas -dejando a miles de viviendas sin suministro eléctrico-. En Gales, un hombre resultó herido al caer un árbol sobre su vehículo.

Entretanto, en Irlanda, se contabilizaban 27.000 personas sin luz. Y en Holanda se cancelaron 252 de los 1.200 vuelos con salida del aeropuerto Schiphol de Amsterdam. Asimismo, las autoridades decidieron a su vez clausurar algunas presas para evitar inundaciones. Y una persona resultó herida al caerle encima un arbol en el pueblo de Heesch.

La tempestad se dirige a la isla mediterránea de Córcega, donde se esperaban vientos de hasta 200 kilómetros por hora. Austria se encuentra también en su camino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos