Europa y Japón se alían para evidenciar la soledad de Washington

Tusk, Abe y Juncker, eufóricos por el acuerdo comercial. :: F. W. / efe/
Tusk, Abe y Juncker, eufóricos por el acuerdo comercial. :: F. W. / efe

Alcanzan un acuerdo político a las puertas del G-20 para crear el área de libre comercio más grande del mundo

ADOLFO LORENTE CORRESPONSAL BRUSELAS.

El membrete que antecede a la foto bien podía comenzar con un «Querido Donald Trump...». Porque si algo se buscaba era eso, lanzar un mensaje duro y contundente al nuevo presidente de Estados Unidos. Sonrisas, abrazos... Misión cumplida. La Unión Europea, poco a poco, paso a paso, está asumiendo un liderazgo mundial de capítulos como el comercio o el clima aislando a Trump a golpe de diplomacia. Y ayer, a solo 24 horas del inicio de un G-20 clave en Hamburgo, Bruselas golpeó duro haciéndose la foto con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, mientras proclamaban a los cuatro vientos un principio de acuerdo para la creación de la zona de libre comercio más grande del mundo, la misma que Europa estuvo a punto de cerrar con Obama a través del polémico TTIP.

Este principio de acuerdo entre la UE y Japón no es flor de un día. De hecho, lleva más de cuatro años tejiéndose a través de casi una veintena de ronda de negociaciones. Sin embargo, con la llegada de Trump y su particular visión del mundo basada en el proteccionismo y en señalar al resto del planeta como enemigos potenciales de su país, ambos bloques se conjuraron para acelerar las negociaciones y poder vender antes del G-20 la existencia de un principio de acuerdo.

La batalla del relato prosigue en la esfera internacional y a pesar de sus tradicionales carencias en este tipo de disputas, Europa se está moviendo con inteligencia para tomar la iniciativa y erigirse en una suerte de líder global en el sector comercial. Porque fue retirarse EE UU del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y mover ficha.

Para criticar a Trump no es necesario mencionarlo. «Aunque algunos están diciendo que el tiempo del aislacionismo y la desintegración está volviendo, hemos demostrado que no es así. Que el mundo no necesita retroceder 100 años en el tiempo. Al contrario. No tiene que ser así, como lo estamos demostrando con Japón», recalcó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, tampoco ahorró en elogios ni ocultó su satisfacción. «Juntos estamos enviando un claro mensaje al mundo de que estamos a favor de un comercio abierto y justo. No hay ninguna protección en el proteccionismo», zanjó.

Cifras de vértigo

Más allá de la política, los datos son abrumadores ya que permitirá, por ejemplo, un ahorro anual de mil millones en aranceles cuando entre en vigor (en teoría, 2019). Como ensalzó el primer ministro japonés, el acuerdo creará un mercado de 600 millones de personas, que representa el 30% del PIB mundial y el 40% del comercio. «Es el nacimiento de la mayor zona de libre comercio entre economías industriales avanzadas. Será un modelo para el orden económico del siglo XXI», enfatizó.

En la actualidad, las exportaciones de la UE a Japón ascienden 86.000 millones de euros al año y generan 600.000 empleos directos, según los datos facilitados por la Comisión, que prevé un aumento de 20.000 millones en las exportaciones comunitarias. Bruselas, además, ha logrado que se eliminen los aranceles que se aplican a muchos quesos (de casi el 30%) y a los vinos, de un 15% de media.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos