«Esperamos que llegue la democracia»

AIDA M. PEREDA BILBAO.

«Tenemos la esperanza de que la democracia llegue y Venezuela vuelva a ser el país hermoso que era», explicó ilusionado Edbin José Irazabal, uno de los más de 10.000 venezolanos residentes en España que participaron ayer en la consulta popular convocada por la oposición en más de 80 países para protestar contra el proceso constituyente convocado el próximo día 30 por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para renovar la Asamblea Nacional y redactar una nueva Carta Magna. La Mesa Venezolana de la Unidad Democrática (MUD) instaló 80 mesas en España con el propósito de facilitar el voto a los más de 300.000 residentes llamados a esta consulta. La cita se desarrolló con total normalidad, si bien la polémica rodeó al plebiscito en Barcelona, donde el Ayuntamiento impidió la colocación de las urnas en el centro cívico Pere Quart de Les Corts, aduciendo falta de permisos y problemas de seguridad.

En Bilbao, cerca de 1.500 venezolanos depositaron su voto en el centro municipal de Castaños, que permaneció abierto entre las nueve y las 18:00 horas bajo la supervisión de voluntarios de la Asociación Vasco-Venezolana y Tierra de Gracia y la presencia del nacionalista Iñaki Anasagasti, nacido en Venezuela; la secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández; y Carmen Serrano, de UPyD. «La afluencia ha sido impresionante. Dos horas antes ya había gente esperando fuera», indicó Belkys Guerrero, presidenta de Tierra de Gracia. «Es un acontecimiento histórico que demuestra que el país está cansado y que ya no tiene miedo de dar su huella y sus datos», destacó.

Fotos

Vídeos